BAFICI 2011 al día

Una cobertura enérgica pero precisa del festival porteño. Posteo a posteo, la experiencia de nuestros cronistas actualizada.

Noches de género en el BAFICI (¿Esperando a Carpenter?)

Norwegian Ninja (Nocturna)

El BAFICI suele estar aún más concurrido durante las noches. Facilidades laborales, sensación de prime time, acumulación de títulos deseables y un costumbrismo argentino configurado para asociar cine y nocturnidad (excepto los fines de semana) quizás sean algunas explicaciones.

Pero, además, las noches del BAFICI nos ayudan a pensar qué lugar concede el festival al género y al cine clase b. Generalmente en estas funciones, y sobre todo en aquel apartado de su programación llamado, justamente, “Nocturna”, se agolpan aquellas películas de “terror”, “ciencia ficción”, “comedia” y “acción”. Las comillas tienen una razón de ser y es que, en este festival, la condición del género es tomárselo con pinzas, con ironía o deconstrucción. Es la maldición, quizás, del cine independiente. Y nosotros como espectadores también tenemos una debilidad por esos trucos de feria. Cansados del género como producción masiva, ya sea destinada a la estandarización del blockbuster o arrinconada en pequeñas películas todas iguales cuyo único objetivo es recuperar los costos, buscamos desesperados aquel film original e inteligente que le dé una vuelta de tuerca y nos haga creer de nuevo.

Norwegian Ninja es una especie de película de acción y comedia contada con la flema y el deadpan tradicional de los nórdicos, más una pátina de filosofía política light, tan propia de esos pueblos taciturnos. La película toma como origen la historia de Arne Treholt, arrestado por traición y espionaje en Noruega en 1984, supuestamente por darles documentos e información clasificada a la URSS e Irán (la falta de evidencia parecería probar otra cosa y el caso se sigue debatiendo hoy). Lo que Thomas Cappelen Mailing  (su director) hace con esto es usarlo de trampolín para construir una historia en la cual Treholt es el comandante de una tropa de ninjas noruegos que protegen a su país de infiltración tanto comunista como capitalista. Con una estética que remite a las películas de acción norteamericanas de los 80 (peleas coreografiadas, pantallas de computadora antigua, vehículos extremos, decisión que dice algo sobre el devenir de la historia) la película intenta construir una superficial metáfora sobre la independencia política y la manipulación de las masas. El problema es que ese “homenaje” está recubierto de algunos de los peores vicios del cine independiente: personajes indistinguibles, planos confusos, escenas innecesarias y un sentido del humor que se cree más inteligente de lo que es. El distanciamiento irónico funciona en contra de una película que tiene una idea interesante y rocambolesca en su base, que debería funcionar mejor.

Quizás el problema es que, en vez de buscar tan desesperadamente la novedad, deberíamos confiar en los maestros del género, y esperar al 26 de mayo, fecha de estreno de Atrapada (The Ward), la última de John Carpenter, filmada también de modo totalmente independiente y que hubiese estado bien observar en éste festival.

Amadeo Gandolfo

 

Norwegian Ninja se exhibe el sábado 16 a las 00:15 h (MALBA)  y el domingo 17 a la 01:15 h (Atlas Santa fe)

 

 

Ver entradas anteriores:

BAFICI 2011: 1. Una noche de actores

BAFICI 2011: 2. Desde el centro mundial de la tensión religiosa

BAFICI 2011: 3. La desgracia de empezar el BAFICI con una de esas películas que uno no quiere olvidar jamás

BAFICI 2011. 4. Cine del futuro: Canción de amor. El documental que le escapó a la sección musical del BAFICI