BAFICI 2011 al día

Una cobertura enérgica pero precisa del festival porteño. Posteo a posteo, la experiencia de nuestros cronistas actualizada.
The Ballad Of Genesis And Lady Jaye

The Ballad Of Genesis And Lady Jaye.

La película que marcha segunda entre las preferidas del público, se exhibe hoy por última vez en el Arteplex Belgrano, a las 21 hrs.

Esta es una película riquísima, prismática, que habla sobre muchas cosas. Entre ellas:

1) Es una exploración del género, la identidad y lo que significa ser uno mismo. Genesis P-Orridge y Lady Jaye, artista multifunción y dominatrix performática, emprendieron un tratamiento de cirugías suaves para lentamente volverse un tercer ser (una alternativa a tener un hijo, como lo dicen en la película). Este punto de partida, que podría ser utilizado para construir una poética de la bizarrez o destacar la absoluta extrañeza del proyecto, en realidad es enmarcado dentro de una gran historia de amor, voluntaria y completamente racional, que libera la pregunta sobre la identidad para que accione en un campo más grande: ¿Quién o qué nos dicen lo que tenemos que ser? y ¿quienes, queremos ser? En el fondo Genesis y Lady Jaye cuestionan la idea del ser como compartimento estanco, para ellos cuando se trata de uno mismo, no debería haber límites estéticos. Y al presentar la historia desde ese punto de vista, Marie Losier descubre sutilmente la jaula de la identidad, las restricciones casi invisibles de moda y comportamiento.

2) Es una película que utiliza la música de una manera magistral. Todas las canciones y composiciones que suenan en la película están colocados con una precisión y buen gusto asombroso. Hay una escena, por ejemplo, en la que caminan por calles de una ciudad indistinta (Lo único reconocible es el cartel del hotel “La Bohéme”), un momento absolutamente insignificante, acompañados de una canción psicodélica y triste que lo vuelve un recordatorio de todas esas tardes perdidas fumando cigarrillos con amigos en la calle. Además, la música está fuertemente atada a la edición, como siempre debería ser, como en la rápida aceleración de la gira final de Lady Jaye con un tema de Psychic TV ominoso y lleno de truenos de fondo. Uno de esos documentales que te dan ganas de bajarte todos los discos del sujeto en cuestión.

3) En tercer lugar, es una película sobre la memoria, el archivo y como nos construimos a nosotros mismos históricamente. Genesis P-Orridge guarda un archivo inmenso, cajas de papel, discos, flyers, recortes de diarios, etc. El tipo claramente tiene una profunda conciencia de quién es y de donde viene. Pero al mismo tiempo todo ese archivo funciona como una manera de decir “acá ya estuve y no volveré”. La memoria es una memoria de las cosas ya hechas, una manera de aproximarse a aquel que ya se perdió y quizás comprenderlo. Genesis toca y trata sus cosas con el furor de un bibliotecario o de un investigador, no con el sentimentalismo de una abuela que desea que todo sea como antes. Y en gran medida de esa actitud proviene su vitalidad. El mapa de aquello que fue es críptico y solo da vagas indicaciones de hacía donde moverse.

4) Finalmente, es una gran historia de amor, tierna, única y positiva. La frase que te queda rebotando está cerca del final. Genesis dice: “Es todo creación”. Y ahí inmediatamente uno sabe que todo lo que vivió fue bello y valioso.

Amadeo Gandolfo

 

Ver entradas anteriores:

BAFICI 2011: 1. Una noche de actores

BAFICI 2011: 2. Desde el centro mundial de la tensión religiosa

BAFICI 2011: 3. La desgracia de empezar el BAFICI con una de esas películas que uno no quiere olvidar jamás

BAFICI 2011: 4. Cine del futuro: Canción de amor. El documental que le escapó a la sección musical del BAFICI

BAFICI 2011: 5. Noches de género en el BAFICI (¿Esperando a Carpenter?)

BAFICI 2011: 6. Vale la pena esperar

BAFICI 2011: 7. Cuatro al hilo: 1PM, Tournée, El fabricante de cepillos y Happiness is a warm gun