Competencia Argentina: entrevista con los directores

“Diablo es una comedia negra con toques de thriller y acción”, define Nicanor Loreti a su película. Con motivo de la 26ª Edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata (del 5 al 13 de noviembre), Haciendo Cine entrevista a los directores de las diez películas que participarán de la Competencia Argentina. En esta primera entrega, Nicanor Loreti (ver biografía) responde sobre Diablo.
Juan Palomino en una escena de Diablo.

¿De qué trata la película y qué desafíos se plantearon al hacerla?

Diablo es una comedia negra con toques de thriller y acción. Transcurre durante el período de tiempo entre una llamada de la ex novia de Marcos (Juan Palomino) y la hora en que debería llegar a verlo. Ahí cae Huguito (Sergio Boris), su primo, con la camisa manchada de sangre. El día se va a ir complicando más y más en una historia que incluye motoqueros violentos, un escuadrón parapolicial bastante subnormal, un delirante insoportable llamado Café con Leche (Luis Aranosky)y la heredera de un millonario imperio corporativo (Lorena Vega) que vela por la salud de su padre (Jorge D’Elia). Hay tiros, explosiones, trompadas, chistes, delirio por todos lados, y actuaciones zarpadas del trío protagónico (los adoro).

Los mayores desafíos fueron las escenas de acción, porque había que hacerlas entrar en el plan de rodaje sin pasarnos con los días. Por suerte, ensayarlas una y otra vez y las pilas de Hugo Kato Quiril –coordinador de peleas- y Franco Buratini –tiros y explosiones- nos ayudaron a lograrlo. Por otra parte, era mi primera película y la dirección de actores era todo un desafío. Como asistente de dirección de Diment aprendí que son muy importantes el casting –poner a tipos de fierro que, además de actuar de fierro, pongan el pecho en el rodaje- y ensayar todo lo que se pueda antes de empezar el rodaje para aceitar los diálogos y lograr la química entre los actores. En ese sentido, los ensayos con Juan y Sergio estuvieron buenísimos y la onda entre sus personajes –igual que con Ziembrowski- salió ahí. Cuando fuimos a filmar puse la cámara y casi siempre salía todo por un tubo.

¿Cómo fue el proceso de producción y con qué apoyos contaste?

Ganamos el Premio Opera Prima del INCAA y también tuvimos apoyo de Películas V, que se asoció con nosotros y aportó cámara y equipos para la post producción. A su vez, la gente de El Cono del Silencio –sonido- también se asoció, igual que Piromanía, de FX. Sin asociarnos no llegábamos ni a la esquina. Es crucial tener gente que crea en el proyecto y pueda aportar y sumar. El INCAA pone una parte importante del presupuesto, pero necesitás aportes o estás en el horno.


¿Cómo te definís como director?
Descubrí que en el set soy un tipo bastante relajado, lo cual me hizo sentir bárbaro, ya que es mi vocación y si fuera de otra manera sería muy complicado. Disfruto mucho el proceso creativo y me gusta pasarla bien filmando. Creo que para que funcione una película como Diablo es muy importante que la atmósfera en el set sea similar a la de la película. Y nos morimos de risa haciéndola, fue muy positivo. Por otra parte, me gusta mucho la acción estilo Peckinpah, esa cosa de dientes apretados que tiene. También las comedias negras y el terror. Diablo tiene mucho de esa licuadora de estilos. Me gusta mezclar de todo y ver qué sale. Y la idea de que la película te agarre del cuello y te revolee para todas partes.

Además me interesa mucho la premisa del tipo que, sin importar cuántas trompadas le den o cuántas veces dé contra la lona, se vuelve a levantar. Es una constante en las cosas que escribo también: “Lo importante no es saber pegar sino cómo soportar los golpes”. Esa visión épica de ciertas películas de boxeo me llega mucho. Y creo que eso se aplica a las películas, o a la carrera de uno como director.

¿Qué películas de los últimos años creés que tuviste de referencia a la hora de hacerla?

De los últimos años, Snatch me gusta mucho, lo más grosso que hizo Ritchie lejos, obviamente Tarantino, también hay algo de Wes Anderson –que se dio en el set-, Pacto de Lobos de Christophe Gans, sobre todo en el estilo Peckinpah de esas peleas y cómo usa el montaje. A veces se pasa de grasa pero filmando acción en esa peli es muy zarpado. También cosas de Ciudad de Dios, en los colores que transmite. Y me gusta mucho el trabajo de Nicholas Winding Refn en la trilogía Pusher y en Bleeder. Es muy crudo Refn pero también tiene una ternura a veces en los personajes que es la que quisimos meterle un poco a Marcos. Un duro que puede matar a veinte tipos a trompadas, enchastrarse en sangre pero que al final hace todo por una mujer. Tiene algo de Un Oso Rojo en eso también el personaje de Marcos. Aunque es más extremo: puede ser más vulnerable que el Oso, pero cuando se pudre todo también mucho más explosivo. Ah, y Shinya Tsukamoto: hay un momento que es súper homenaje a Tetsuo y Tokyo Fist. Tokyo Fist la miré mucho.

¿Qué expectativas tenés para la película, una vez que termine el festival?

Primero la vamos a mandar a más festivales a ver qué onda. Después queremos estrenarla y que se vea en todos los lugares posibles. Me parece que tiene con qué para bancársela en cartel. Hay un lindo reparto, se ve muy bien –Claudio Beiza es un director de fotografía de acero- y nunca se vio a Palomino así, realmente la rompe. Me emociona mucho la entrega del tipo, realmente puso todo.

 

 

Mini Bio

¿Quién es Nicanor Loreti?

32 años, director y guionista. Como periodista de cine escribí en La Cosa, Jedbangers, Shock Cinema, Fangoria y Psychotronic Video. Publiqué un libro de entrevistas llamado Cult People acá (por Fan Ediciones) y en Inglaterra (por Headpress). Como cineasta, fui productor ejecutivo del documental Parapolicial Negro y productor asociado del western clase B Left for Dead. Como guionista co escribí con Germán Val Breaking Nikki, una película independiente de terror directo a DVD –bastante lyncheana-, también participé en el guión de La Memoriadel Muerto de Javier Diment, que se estrena el año que viene y donde actuaron Lola Berthet, Lorena Vega, el Puma Goity, Luis Ziemborwski, Rafa Ferro, Matias Marmorato y muchos más. Dirigí La H, un documental sobre la banda heavy Hermética, que se estrena en Mar del Plata también, y Diablo, que ganó el premio Opera Prima del INCAA. Y el año que viene saco Cult People 2.

 

 

Proyecciones de Diablo en el Festival de Mar del Plata:

Domingo 6/11    10:00hs     Teatro Colón / Hipólito Yrigoyen 1665

Domingo 6/11    22:30hs    Teatro Colón / Hipólito Yrigoyen 1665

Lunes 7/11         18:00hs     Teatro Colón / Hipólito Yrigoyen 1665