Encuentro clave: Guillermo Moreno se reúne hoy con los distribuidores de cine

Tras la primera reunión mantenida en noviembre pasado, se espera que los ejecutivos de las majors Sony, Disney, UIP, Warner y Fox muestren sus “avances” con respecto a las exigencias del Secretario de Comercio Interior de equilibrar la balanza comercial distribuyendo y exportando cine argentino. A diferencia de aquella vez, en la reunión pactada para hoy estaría presente la titular del INCAA, Liliana Mazure.
Moreno, firme con las distribuidoras de cine.

 

Se sabe que en 2011 el mayor dolor de cabeza para las grandes distribuidoras  extranjeras de cine en Argentina no fue precisamente el arancelamiento a las copias extranjeras dispuesto por el INCAA  sino la citación, unos meses más tarde, del titular de la Secretaría de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

Lo cierto es que, lejos de atenuarse, y tras aquella primera reunión mantenida en los despachos de Moreno, hoy volverán a encontrarse cara a cara en las oficinas de la Avenida Roca.  No será el único contacto que hayan establecido el funcionario y los ejecutivos entre aquel y este día: desde entonces Moreno en persona fue quien estuvo haciendo un seguimiento exhaustivo de la situación de cada distribuidora, discando a menudo el teléfono celular de cada empresario.

Con la presencia esta vez de Liliana Mazure, Presidenta del INCAA, se espera que en la reunión de hoy, clave para las distribuidoras, estas muestren sus “avances” con respecto a las exigencias del funcionario. Cabe recordar que en aquella ocasión el reclamo había sido que “por cada dólar que importan, deben exportar otro”, a lo que más de un distribuidor, habituado a “importar” sin más los tanques hollywoodenses de cada jueves, se mostró perplejo.

Sin embargo, al menos hasta ahora, y a diferencia de lo que ocurrió en los últimos años con otras industrias, donde la obsesión del Secretario para equilibrar la entrada y salida de divisas devino en que, por ejemplo, empresas automotrices terminaran incursionando en la exportación de vinos y soja,  la fórmula aquella vez planteada a las distribuidoras multinacionales fue que distribuyeran cine argentino, para luego exportar los derechos de estas películas.  Es decir, todo quedaría “en familia”.

En ese sentido, la distribuidora que mejor (¿o la que “menos peor”?) parece estar plantada frente a los reclamos de Moreno parece ser Disney. El mega emporio mundial en lo que a contenidos culturales hace es también la única major en el país que desde hace 17 años viene distribuyendo cine argentino en cantidad (para este año, por ejemplo, planean distribuir entre 10 y 11 películas locales, desde Peter Capusotto y sus tres dimensiones a 2 + 2, el nuevo “producto Suar”). Pero además, al ser la sucursal argentina la principal sede regional, presta servicios de exportación (desde la producción de contenidos para el Disney Channel hasta servicios de distribución) a la gran mayoría de los países de la región, desde México a Chile, para lo que cuenta con aproximadamente 500 empleados. De las demás distribuidoras sólo Fox ha distribuido cine argentino últimamente aunque de manera esporádica y limitada (Los Marziano  fue la única estrenada en 2011; para 2012 anuncian, al momento, Todos tenemos un plan, con Viggo Mortensen y Soledad Villamil).

Habrá que ver, entonces, cómo las distintas distribuidoras logran ajustarse a las exigencias de Moreno, por lo que se espera que haya novedades en los próximos días. Mientras tanto, algunas preguntas empiezan a rondar en las cabezas de muchos:

¿Logrará el poderoso funcionario que las cinco majors apuesten e inviertan masivamente en cine argentino? ¿Podrán cumplir las distribuidoras con sus exigencias? ¿Cambiarán por ellas sus planes de negocios en el país -uno entre tantos- o decidirán retirarse? ¿Qué consecuencias tendrán sus reclamos? ¿Alcanzarán a modificar el mapa de la industria del cine en Argentina?