¿Quién es esa chica?: Juno Temple

Mucho más que la “hija de”, Juno Temple ya tiene escrita su historia como la inquietante jovencita de Killer Joe, el triunfal regreso a pura sangre y risas de William Friedkin y una de las grandes ausentes de nuestra cartelera en el año que pasó.

Nota publicada en la edición impresa del número de enero/febrero de 2013.

Ensayando pataditas de kung fu con el pelo despeinado, una musculosa -sin corpiño- y un short de jean cortísimo y roto. Así la ve por primera vez Joe Cooper (brillante Matthew McConaughey), en Killer Joe, la última y demencial película de William Friedkin. La imagen basta para que quiera retenerla para siempre.
Es que Juno Temple, que en esta película interpreta a la perturbada Dottie Smith, la menor de una familia disfuncional integrada por papá Ansel (Thomas Haden Church), hermano Chris (Emile Hirsch) y madrastra Sharla (Gina Gershon), todavía duerme en una habitación con pósters, stickers y peluches, pero eso no impide que se muestre de acuerdo con el plan de asesinar a su madre para cobrar el seguro de vida.
 Lo que transcurre desde ahí asciende en sadismo y locura, y si merece ser visto en pantalla grande (¡por favor, estrénenla!) es en parte gracias a ese cocktail de inocencia y salvajismo que encarna la bella Juno.
Podemos verla con un vestido negro quejándose de su cola gorda (que no, no es tal); en jeans y un pulóver que le queda enorme, mirando dibujitos o desnuda, sin más que un par de medias, esperando a tener su primera vez -en una escena bastante caliente- , y el resultado será siempre hipnótico. A Juno Temple no se le puede sacar la vista de encima.
Sus ojos tienen algo similar a los de Ellen Page -en el caso de que los de Page irradiaran vida, cosa que no hacen- , y el resto de su cara es tan angelical como sexy (algo que Friedkin comprende y explota). Ni hablar de su cuerpo, al cual le queda bien cualquier cosa que se ponga -por acá preferimos musculosa y short, pero es sólo una opinión-.
Nacida en Londres, el 21 de julio de 1989, con sus 23 años ya ha pasado por Expiación, deseo y pecado (interpretó a la insufrible amiguita pelirroja de la hermana de Keira Knightley , ¿se acuerdan?), Escándalo y La otra Bolena.
Pero los protagónicos llegaron hace sólo dos años con papeles de jovencita mala y sexy como el de London, de Kaboom (la última de Gregg Araki, sobre el despertar sexual de un grupo de estudiantes) y Danielle, de Dirty Girl (de Abe Silvya, en la que además hace de hija de Milla Jovovich).
 A partir de ahí, no paró: participó en más de diez películas (incluyendo el pequeño papel de roomie de Anne Hathaway en la última Batman) que están casi todas en post producción.
En la lista hay algunas prometedoras, como Jack & Diane, película de amor lésbico y mujeres lobo (¡!) que protagoniza junto con Riley Keough, la nieta de Elvis Presley; y la chilena -lloren chicos lloren, Juno estuvo en Chile y ni nos enteramos- Magic Magic, de Sebastian Silva (La nana) -en la que comparte cartel con Michael Cera, con quien ya estuvo en la comedia Year One- , película de terror psicológico filmada al sur de Chile.
También parece interesante Wild Side, una película con Nicolas Cage al mejor estilo Asesinos por naturaleza, ideal para que la jovencita preste su Temple y la rompa, como hace siempre.
Por si todavía no se enamoraron, anoten: decidió ser actriz a los cuatro años cuando su papá (el gran Julien Temple, documentalista de las joyas punk The Filth and the Fury y The Great Rock 'n' Roll Swindle, entre tantas otras) le mostró La bella y la bestia de Jean Cocteau, y algunas de sus películas favoritas son Badlands de Terrence Malick, True Romance  de Tony Scott, y el impecable documental Joe Strummer, the future is unwritten- dirigido por papá Julien.
 Parece que, además de linda, Juno es inteligente y tiene buen gusto. Sí chicos, es de esas.