“Toy Story 4”: Amigos son los amigos

Pixar retoma su obra más exitosa para deleitarnos con una entrega que, sin estar por encima de su antecesora, sabe muy bien cómo salirse con la suya.

Nadie niega la garantía de Pixar a la hora de crear historias es indiscutible. Aunque la compañía líder en películas de animación a tenido algún que otro altibajo a lo largo de su trayectoria, la calidad de sus productos siempre mantuvo la vara alta respecto a sus trabajos en el cine.

Claro que si bien el anuncio de “Toy Story 4” sonaba para muchos como una excusa para reventar boleterías y amontonar familias en las salas durante las vacaciones, el equipo creativo detrás de la saga se las supo ingeniar para entregar otra historia sumamente disfrutable.

Este episodio introduce a Forky, el nuevo integrante de la pandilla de juguetes parlantes liderada por Woody, quien deberá asumir su función en el grupo como compañero, y aceptar la tarea de acompañar a Bonnie durante su infancia. Una trama casi en sintonía con los cortos que salieron posteriores a la tercera entrega.

Si bien “Toy Story 4” está lejos del viaje épico que significó su antecesora (con Lotso como villano antológico y ese cierre enternecedor para sus protagonistas), la nueva aventura de Woody y compañía en el exterior sabe cómo asegurarse risas y lágrimas durante todo su trayecto, manteniendo intacta la magia de Pixar y sin defraudar a su legión de fieles seguidores.

Por Enrique D. Fernández