"Amor de película": Chico conoce a chica

La nueva apuesta del cine romántico es argentina, y tiene como protagonistas a dos figuras que disfrutan del afecto y acompañamiento del público, Natalie Pérez y Nicolás Furtado.

 “Amor de película” del debutante Sebastián Mega Díaz, propone el viaje al universo de una pareja que se ama, desama y vuelve amarse, en medio de conflictos particulares con cada una de sus profesiones.

“Me entero que una productora estaba buscando proyectos, yo estaba con Chico conoce Chica, y me insistió y le envié este y otros dos proyectos, un western, una de ciencia ficción. El western lo descartaron, se enamoraron de los otros dos, me pidieron que pensara en actor para hacer Chico… y la presentamos. A dos meses de rodar enviamos el guion a revisarlo, y también por propuestas de Diego y Silvia, le dimos unas vueltas. Reescribimos el guion en un mes, con Sebastian Calvier que me ayudó, y eso fue positivo porque fue como escribir ya la película que íbamos a hacer. Esa adrenalina y meterse a pocos días de rodar, con Nico y Naty ya fue otra cosa”, indica Mega Díaz.

“Cuando los veo actuar me enamoro, quizás a mí parte de lo que me pasa y de ser director de cine y desearlo desde hace tantos años, aprendí que me tengo que conectar con lo que sucede en el set, y que puedan otros aportar cosas, es como que dejo que otros se suban a este barco, propongan su magia, y eso es lo que me enamora”, señala sobre la dupla protagónica.

“Es mi primera película como protagonista, tengo muchos nervios, la filmamos hace un años, fue una experiencia muy linda, siento que tenemos un Amor de película, es una película super genuina, fresca, creo que con Nico funcionamos muy bien, quiero que la vean, ahí está el termómetro, ver qué repercusiones tiene”, menciona Pérez.

“Lo último que hice fue Las Estrellas, que era comedia, me siento cómoda haciéndolo, en una época me llamaban para hacer de mala, en otra para la pizpireta enérgica, y ahora tengo la oportunidad de mostrar otra faceta mía, es buenísimo para mostrar otras cosas. Hay muchas cosas que me gustarían hacer”, agrega.

“Estaba esperando hace mucho la oportunidad, y de hecho el año pasado tenía tres propuestas para hacer, y con Nico y se dio esta”, suma sobre la pareja que compone con Furtado.

“Me gusta que a diferencia de lo que puede llegar a pasar en televisión, o en una tira, en cine se puede abordar ésta temática con otra profundidad y verdad, y me parece, que actoralmente, con más posibilidades de agarrarte a un texto o guion, más trascendental sobre otro tipo de historia con otro formato. El cine te permite contar una comedia romántica, pero también por el drama y cuestiones a resolver con otra verdad. Eso me gusta del género en cine. En otro formato tal vez no me guste tanto, pero en cine me parece que hay grandes historias”, indica Furtado.

“Estamos a la cabeza con Naty, somos dos actores jóvenes con esta responsabilidad, me gusta la dupla que hicimos, me gusta su trabajo, desde siempre, tenía muchas ganas de trabajar con ella y contar esta historia.  Teníamos varias propuestas, nos buscaban como pareja y hay que darle bola a eso, por suerte se concretó este proyecto”, dice.

“Este proyecto ya me traía algo distinto, no había hecho una comedia romántica, lo busco, me interesó mucho desde el primer momento porque era algo nuevo, ver en el abanico actoral hacer otras cosas, me gusta cuando la energía se cambia, y el punto de vista también acá, cada personaje uno lo encara desde lugares distintos, puede ser más actoral o emocional, y acá la idea era encararlo desde lo emocional, era algo distinto”, concluye.

“El cine es un arte eterno, es un proceso de trabajo en equipo, majestuoso, artístico, de la vieja escuela, que queda para toda la vida. De hecho, hace poco tuve que hacer los agradecimientos para el final y es algo que queda eternamente, no es como cuando producís un programa que al otro día ya estás pensando en el siguiente, esto es un proceso totalmente distinto, inverso, trabajas tres años para algo que queda eternamente, se estrena, pero queda para siempre. Acá además pude tener más tiempo para proyectar el lanzamiento, la marca, de algo que queda siempre”, dice Diego Kolankowsky, productor del film.

“Fui convocado por Silvia Rodríguez de TeDigoQue, mi socia, que es un sol de persona, Sebastián tenía un proyecto hermoso, entré yo, ellos fueron muy generosos en los lugares que me dieron, me compartieron el sueño, y pudimos trabajar en conjunto y logramos este sueño, una ópera prima, con Furtado y Pérez, se sumaron compañeros, es increíble lo que logramos”, termina.