Bajo este sonido tremendo

Jaco Pastorious es el tipo que les enseñó el mundo a todos los bajistas; es el puro amo, digamos. El Bafici exhibió un documental sobre esta personalidad de las cuerdas duras, y nosotros entrevistamos a su productor, Robert Trujillo, nada más y nada menos que el bajista de Metallica.

El documental está hecho con un gran amor y respeto hacia quien fue tu maestro y mayor inspiración. ¿Fue eso lo que te llevó a hacerlo, el cariño, una suerte de homenaje y la necesidad de contar su historia?

Sí, fue eso, pero también fue más profundo que eso. Llegué a un punto en el que supe que se tenía que contar la historia de Jaco, y eso no iba a pasar a menos que yo lo hiciera. Sentía que dependía de mí hacer eso realidad. Y, en cierta forma, adopté el proyecto. Decidí que me iba a hacer cargo, desde un punto de vista financiero, y que iba a conseguir el dinero para hacerlo realidad. Me comprometí a traerle esto al mundo. Tardé 5 años en hacerlo, fue muy difícil, un proceso muy largo; se ponían en juego muchas emociones, por parte de los amigos, la familia, los directores y toda la gente involucrada. Fue un viaje muy gratificante que me llevó a poder estar donde estamos hoy. Pero también fue muy difícil. Estoy casado y tengo hijos, así que tuve que encontrar un equilibrio, y no fue fácil. Pero realmente me alegro de estar donde estamos.

 

Hay mucho material de archivo, imágenes y videos de la infancia y con sus hijos, muy íntimos y familiares, y muchos de su carrera. ¿Cómo trabajaste con el material y cómo llegaste a él?

Fue una combinación de todo, a lo largo de 5 años. Lo primero que tenés que tener es el contacto con la familia; si no, es imposible hacer la película. Gregory Pastorius, el hermano de Jaco, tenía gran parte de las imágenes de archivo, así que pudimos usarlas. Y después vinieron otras personas con más tesoros, a lo largo de esos 5 años; no se dio todo al mismo tiempo. Encontramos entrevistas en el set que nadie había escuchado o fotos que nadie había visto antes. Teníamos muchas fotos pero, a los 3 años de iniciado el proyecto, Sony nos dio unas fotos increíbles en blanco y negro del primer disco, de las sesiones de grabación, que nadie había visto antes. Ese tipo de tesoros aparecieron con el correr de los años y fueron de gran ayuda. También hubo muchas personas a quienes queríamos entrevistar; no se puede conseguir a todos, algunos no quieren hablar, a otros no los podés encontrar, o no responden. Conseguimos a Joni Mitchell en el quinto año y eso fue muy importante e increíble. También conseguimos a un tipo llamado Jerry Jemmott, un bajista electrónico a quien Jaco admiraba. Jerry vino a California y lo entrevistamos. Muchas veces, es una combinación de buena suerte y de estar en el lugar adecuado en el momento adecuado. Hacer un documental es muy difícil porque tenés que hacerlo con pasión, pero también está el tema de la plata, se necesita mucha plata. Yo junté el dinero, puse casi un millón de dólares de mi bolsillo, y además junté lo que faltaba a través de una campaña en PledgeMusic, para terminar o intentar terminar la película. No está terminada todavía. Es mucho trabajo. Es lo más difícil que hice en mi vida. Pero también es muy gratificante.

 

Con respecto al último período de la vida de Jaco, su enfermedad y su misteriosa muerte, ¿qué pasó con su entorno? Mucha gente cercana sabía que él estaba así, ¿por qué pensás que no se pudo hacer nada para ayudarlo?

En realidad, todos trataron de ayudar; algunas veces podés ayudar y otras es muy difícil. A todos nos pasó en algún momento eso de tener a alguien a quien sabés que le pasa algo, pero no siempre podés ayudarlo. Hacés lo mejor que podés, todo lo que está a tu alcance, pero no es suficiente. Mucha gente quería ayudar a Jaco, pero no era sencillo. Pienso que, con la medicación que existe hoy en día, tal vez todavía estaría con nosotros. Y también está el otro lado de la historia, como pasó con Jimi Hendrix, Jim Morrison o Janis Joplin: están acá, dejan algo increíble en este mundo y, de un día para otro, ya no están más.

 

Sos uno de los mejores bajistas del mundo en la actualidad, ¿te ves como un mentor y una gran influencia para generaciones de músicos, como fue Jaco para vos?

Jajaja, no, no creo ser uno de los mejores bajistas del mundo ni tener esa influencia en algunos músicos, pero gracias por el comentario.

 

Jaco, de Paul Marchand y Stephen Kijak

2015 / Estados Unidos / 110 minutos