Cines mutantes

La nueva cinefilia está de fiesta. Llega a nuestras librerías la edición en español de Movie Mutation, el inclasificable ensayo comunitario que compilaron los críticos Jonathan Rosenbaum y Adrian Martin. Con ustedes Mutaciones del cine contemporáneo de editorial Errata Naturae.

Reseña publicada en la edición impresa del número de agosto de 2011.

 

Publicado en el año 2003 en inglés, bajo la coordinación del estadounidense Jonathan Rosenbaum y el australiano Adrian Martin, el libro hoy presentado en castellano bajo el título Mutaciones del cine contemporáneo se propuso desde su inicio como un ejercicio reflexivo atravesado por múltiples voces para pensar la realidad mutante del cine de nuestros tiempos. ¿Qué significa hoy ser un cinéfilo? ¿A qué llamamos Nuevas Olas (taiwanesa, iraní)? ¿Qué patrones estéticos comunes existen entre ellas? ¿Cómo modifica la producción audiovisual el proceso de revolución digital que viene dándose desde comienzos del nuevo milenio? Para esbozar algunas  respuestas a estos interrogantes, un grupo de viejos críticos, cinéfilos, e historiadores (Raymond Bellour, Jonathan Rosenbaum) interpela en clave dialéctica a una generación más joven (Adrian Martin, Kent Jones, Nicole Brenez) y busca en ella la vitalidad necesaria para pensar el estado y las transformaciones del mapa contemporáneo de la imagen en movimiento.

En su estructura, Mutaciones…no es un libro lineal, sino más bien un compendio de disertaciones colectivas dispuestas abiertamente a lo fragmentario. Abren y cierran el volumen dos conjuntos de cartas (en papel y por correo electrónico) espaciadas por una brecha temporal de cinco años donde cada escriba aporta su interpretación en relación al post 11 de Septiembre, al cine postmediático, a la especificidad de los cines nacionales en un contexto de frenética globalización, etc. Por el hecho de tratarse de un epistolario dilatado durante un lustro clave en la agenda geopolítica (1997-2002), el libro es testigo también de las mutaciones tecnológicas surgidas a finales del siglo XX y principios del Siglo XXI no sólo en términos de producción fílmica, sino también en el fragor de los intercambios intelectuales. Pues ese grupo de cinéfilos mutantes, en el que el territorio común es esa aventura trascendental llamada cine, no podría haber tenido existencia si no fuera en esta era de inmediatez digital. Como bien afirma Rosenbaum en el texto que cierra el libro -tal vez sobredimensionando un poco este tipo de ensayística comunitaria- “dichas comunidades no se encuadran dentro de determinadas ciudades o incluso en un conjunto de ciudades (o de países, si a eso vamos) sino por el alcance de internet, lo que da lugar a un nuevo tipo de poder colectivo.”

Los textos aquí reunidos también son una invitación especial para conocer la obra de algunos de los directores que protagonizan el cambiante escenario de la cinematografía contemporánea. Desde una extensa entrevista con Abbas Kiarostami, pasando por un  exhaustivo artículo sobre la obra de Hou Hsiao Hsien, hasta el extraordinario capítulo de Kent Jones dedicado a Tsai Ming Liang se advierte la impronta caleidoscópica del libro por sus heterogéneos registros de escritura y  su poder de congregar la mirada de especialistas de los cinco continentes.

Hay que destacar que de ninguna manera este trabajo se pretende conclusivo. Todas las voces que aquí se pronuncian, convocan al lector cinéfilo a agregarle su sentido y reconfigurar el entramado de sus propuestas como si se tratara de una obra abierta a una constante metamorfosis.