Devastadoras cifras del cine en España

La facturación cayó en 2012 un 15% y el empleo un 12%, a la vez que los rodajes bajaron en un 28,7% y se convocaron a 1,4 millones de espectadores menos que en el año anterior. El único dato positivo es el aumento de un 19.9% de las ventas al exterior mientras que la cuota de mercado se mantiene estable, en un 11,3%. La federación que agrupa a los productores españoles hizo previsiones aún peores para 2013.

"La industria del cine español, en coma" fue el elocuente título que puso el diario El País al dar a conocer las cifras lanzadas por la federación de productores de España en pleno Festival de San Sebastián. Tan alarmante es el estado del negocio audiovisual español. Así fue que, en ese marco, los productores exigieron medidas urgentes al Gobierno para implantar un nuevo modelo de financiación e incentivos fiscales. “Nos gustaría que fueran distintas, pero es importante conocer el pulso de nuestra industria”, advirtió José Antonio Félez, presidente de la Asociación Estatal de Cine (AEC).

Según el informe elaborado por los productores y publicado por el diario El País, la facturación del cine español en 2012 sufrió una caída del 15% y de un 12% en el empleo que genera. “Y en 2013, las previsiones del Instituto Nacional de Estadística son aún peores, con un descenso interanual, al mes de julio, de un 20,8%”, lamentó Félez, acompañado por el presidente de la Confederación FAPAE, Joxé Portela. En cuanto a la recaudación en lo que va de este año, las películas españolas han sufrido un descenso de siete millones de euros menos que en 2012 (un desceso del 20%) y 1,4 millones de espectadores menos que en el mismo periodo del año anterior. En cuanto a la recaudación y convocatoria general en España, el descenso es de un 14,5% y un 18% respectivamente, en comparación con el mismo con el mismo periodo de 2012. Esto último ratifica una tendencia que se ha repetido en la última década: la baja constante en la cifra de espectadores de cine, a un 10 por ciento anual.

 

Por su parte, los rodajes notificados al 25 de septiembre han sido 92 frente a los 129 del año pasado (un 28,7% menos). Y otro dato muy preocupante, entre los múltiples problemas que afronta la industria: los presupuestos de las películas han sufrido un descenso casi trágico. Más de la mitad de las 65 producciones del año pasado contaron con menos de un millón de euros, el 30,5% entre uno y dos millones y un 16,3% dos millones. De esos 65 largometrajes, solo hubo 15 por encima de los dos millones y solo ocho por encima de los cuatro millones.  

El único dato favorecedor fue el incremento en las ventas internacionales de productos audiovisuales. Las mismas crecieron un 19,9% en 2012 con respecto al año anterior mientras que la cuota de mercado se mantiene igual que el año pasado, en un 11,3%. Luego del éxito taquillero de Lo imposible, de Juan Antonio Bayona, y Las aventuras de Tadeo Jones, de Enrique Gato -que significó un aumento del 17,9% a fin del 2012-, hoy en día, las únicas producciones españolas incluidas entre las más vistas son La gran familia española de Daniel Sánchez Arévalo (1,7 millones de euros recaudados desde su estreno hace 15 días) y Justin y la espada del valor, la cinta de animación de Manuel Sicilia, con 600.000 euros recaudados en una semana. La industria española pone sus fichas en títulos como Las brujas de Zugarramurdi, de Alex de la Iglesia (que en sus primeros tres días tuvo un notable arranque con una recaudación de  €1,2 millones), Gran piano, de Eugenio Mira, o la coproducción Metegol (Futbolín, en España), del argentino Juan José Campanella.

El proyecto iniciado por Portela hace un año, con la creación de una comisión mixta encargada de dar salida y negociar un nuevo modelo de negocio y financiación, se encuentra estancado. El presidente de FAPAE declaro que “es necesario que sepamos si existe voluntad política o no para sacar adelante este nuevo modelo porque el trabajo técnico ya está hecho. No se han cumplido los plazos y estamos en un momento de absoluta urgencia”.

Cabe destacar que el IVA del 21% que aplica España desde el año pasado es el más alto de los países que integran la eurozona, donde el promedio es de un 10%. Muy distinto es el caso de Francia, por ejemplo, donde recientemente se anunció que a partir del próximo 1 de enero el impuesto en las entradas de cine se reducirá del 7% actual al 5%. Portela aseguró que no parece que el IVA en España vaya a sufrir ninguna modificación, al menos en este último trimestre. “Lo que parece es que pueda entrar dentro del paquete de cambios de fiscalidad que el Gobierno prepara para 2014, pero es solo una impresión”.