Digitalización en curso

En abril, el INCAA incorporó un convenio con el Banco Nación para asistir financieramente en materia de digitalización y modernización de las salas de cine. Además, el Instituto y Garantizar SGR firmaron un nuevo contrato para constituir un fondo que otorga avales para acceder a la digitalización. Ambos constituyen dos pasos importantes en un proceso que a nivel mundial viene avanzando a pasos agigantados.
Lucrecia Cardoso (Presidenta del INCAA), Leonardo Rial (Presidente de Garantizar) y Ariel Direse (coordinador de Digitalización de Salas Cinematográficas del INCAA).

Durante el mes de abril, el INCAA dio dos pasos importantes en materia de digitalización de salas, proceso que en esta parte del mundo parece avanzar de forma más paulatina que en otras, como China, Hong Kong u Holanda (y otra decena de países que cuentan con la totalidad de sus salas digitalizadas). Luego de haber creado el Programa de Digitalización de Salas no solo para digitalizar sino también para contribuir a la recuperación y creación de nuevas salas (Espacios INCAA y Espacios Recuperados), el Instituto firmó en 2012 un convenio con el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), que habilitaba líneas de créditos a una tasa en pesos inferior a las tasas de mercado para que las salas se digitalizaran (Ariel Direse, coordinador del programa, nos lo explicaba en esta entrevista). Ahora el INCAA incorporó un convenio con el Banco Nación, que tiene como objetivo asistir financieramente a las empresas exhibidoras registradas en el Instituto para el desarrollo de los proyectos de digitalización y modernización de sus salas. Además, el Instituto y Garantizar SGR (una sociedad de garantía recíproca) firmaron un nuevo contrato que dio origen a la constitución de un fondo que apunta a otorgar avales para las empresas que hayan aplicado al INCAA para acceder a la digitalización de sus salas. De esta manera, el INCAA se constituye como socio protector de quienes apliquen al fondo, lo que facilitaría la obtención de avales para tomar los créditos pertinentes mediante los convenios con el banco BICE y el Banco Nación anteriormente mencionados.

Cabe recordar que, cuando se creó el Programa de Digitalización de Salas (agosto de 2012), el INCAA había establecido que la producción de material sensible fílmico fuera discontinuada en el transcurso de 2013, por lo que para 2014 la circulación de contenidos audiovisuales sería exclusivamente digital. En ese entonces, según nuestro exhaustivo informe publicado sobre el tema, 189 de las 821 salas comerciales que existían habían sido digitalizadas, lo que dejaba al país en un porcentaje del 23,7. Hoy en día la cifra ronda entre el 50 y el 60% (no hay acuerdo sobre el número), aunque las salas con mayor facturación en el país están, en su mayoría, totalmente digitalizadas. Aún lejos de aquellos pronósticos, el apagón analógico de las salas comerciales parece acelerar su marcha.