Double Happiness

Ella Raidel / Austria - China / Competencia Internacional

El cine le ha permitido al espectador viajar a cualquier parte del planeta Tierra sin necesidad de tomarse aviones ni cargar valijas pesadas. Por eso a veces sentimos más familiares algunos recovecos de un país desconocido que los espacios que están a la vuelta de la esquina.Double Happiness, el excelente primer largometraje documental de Ella Raidel, retrata con ojos grandes un evento verídico que supera la ficción: Hallstatt, un pueblo de Austria que parece el set de una película de Wes Anderson, fue calcado ventana por ventana, moldura por moldura, para ser reproducido en China. Los arquitectos son tan talentosos que, más que copiar un pueblo, lo inventaron de nuevo, como cuando Griffith construyó Babilonia para filmarIntolerancia. Maquetas que parecen espacios reales y espacios reales que parecen maquetas nos invitan a reflexionar sobre el poder del artificio en el espacio urbano, con sus beneficios y amenazas. Los planificadores urbanos chinos explotan al máximo el reducido espacio creando nuevos mundos, al igual que lo hace el cine. 

 

JU 23, 19.00, V. Recoleta 6; VI 24, 14.35, V. Recoleta 6