El Parlamento europeo estudia el nuevo entorno digital del cine

Teniendo en cuenta las nuevas formas y de distribución y consumo de productos audiovisuales, la saturación de las pantallas y la llegada de nuevos jugadores y plataformas, entre otros procesos que están transformando la industria del cine, se analizaron los resultados de distintos estrenos comerciales según sus modalidades de estreno.

La tecnología digital, las nuevas formas de distribución y consumo de productos audiovisuales, la piratería, la saturación de las pantallas y la llegada de nuevos jugadores son algunos de los elementos que están transformando el panorama actual de la industria del cine. Recientemente, el Parlamento europeo tomó la iniciativa al lanzar un programa de experimentos para transformar estas “amenazas” en posibilidades, con vistas a mejorar la circulación de películas en Europa. Para analizar cuáles son las ventajas y desventajas de las ventanas de exhibición alternativas, se tomaron casos de determinadas películas según las distintas modalidades en que fueron estrenadas: Day‐and‐Date (la película se estrena al mismo tiempo en cines y en plataformas VOD), VOD previews (la película se exhibe como adelanto primero en VOD), o Direct‐to‐VOD (directo a VOD).

El objetivo de estos experimentos promovidos por el Parlamento europeo es promover una dimensión multiterritorial en la distribución para que los lanzamientos de películas puedan tener lugar en varios países del continente al mismo tiempo. La medida rápidamente provocó la reacción de los exhibidores europeos, que afirmaron que los intentos por parte del Parlamento de interferir en la cronología de los medios amenaza el futuro de la exhibición cinematográfica.

Lo cierto es que no se supone que estos experimentos arrojen conclusiones definitivas y de gran alcance, pero sí aportaron algunos datos interesantes. Algunos de ellos tienen que ver con la posibilidad de generar una mayor visibilidad de este tipo de películas en el contexto de un mercado saturado; el ahorro que implica no tener que realizar gastos en copias y, sobre todo, en la promoción, dada la sinergia lograda en términos de marketing; y el acceso a territorios que no poseen salas de cine comerciales o sí las poseen pero se concentran solo en los films más comerciales, entre muchos otros.

Mientras tanto, en el Marché du Film del último Festival de Cannes, la necesidad de armar nuevos modelos de negocio en la era digital fue el puntapié que dio lugar a la mesa redonda NEXT, en la que el tema principal fueron las estrategias de distribución. En el encuentro participaron distribuidores y exhibidores de Europa y Estados Unidos que ofrecieron sus puntos de vista e hicieron su diagnóstico con respecto a los lanzamientos cada vez más acotados de películas en las salas cinematográficas de los distintos países.

Por ejemplo, Philip Knatchbull, CEO de la distribuidora británica Curzon World, se quejó de que las distribuidoras no puedan realizar estrenos simultáneos, ya que las multisalas no lo permiten: “En el Reino Unido las cadenas major no exhibirán tu película a menos que salgas con un estreno tradicional. Y si una película no funciona en tres días, es eliminada de la cartelera. Es un modelo completamente destrozado”. Por su parte, Eamonn Bowles, presidente de la distribuidora Magnolia Pictures and Magnet Releasing, subrayó que, en Estados Unidos, las salas de cine se están convirtiendo cada vez más en sedes para realizar todo tipo de eventos (festivales, ciclos, etcétera) y para exhibir películas de shows en vivo, como óperas y recitales: “En poco tiempo, ir al cine va a convertirse en un evento exclusivo, como ir a la ópera. Habrá menos salas de cine, lo que hará que suba el precio de las entradas”.