"El pasado que nos une": Un Director de Fotografía argentino suelto en Hollywood

Julio Macat lleva más de tres décadas trabajando en la meca del cine, desde “Mi Pobre Angelito” hasta el estreno de esta semana “El Pasado Que Nos Une”, protagonizada por Julianne Moore.

Por Rolando Gallego

Gracias al estreno de “El Pasado Que Nos Une”, con dirección de Bart Freundlich y remake de “Efter Brylluppet” de Susanne Bier, Haciendo Cine pudo acceder a un diálogo exclusivo con Julio Macat, el DF de esta película protagonizada por Julianne Moore, Michelle Williams y Billy Crudup, entre otros.

A mediados de los ochenta, su labor en Hollywood empezó con videoclips hasta que pudo destacarse en un par de producciones de terror de bajo presupuesto que llamaron la atención de la industria, como es el caso de “The Borrower”, de un John McNoughton que venía del suceso de “Henry: Retrato De Un Asesino”. Por tales films, despertó el interés de Chris Columbus, quien estaba por dirigir una comedia familiar: “Mi Pobre Angelito”. Nadie, ni Macat, se imaginó que esa película pasaría a recaudar más de 500 millones de dólares a nivel mundial. A lo largo de la década del noventa, Macat pasó a ser el DF de comedias éxito como la secuela de “Mi Pobre Angelito” (1991), “Ace Ventura” (1994), “El Profesor Chiflado” (1996) y videoclips de artistas como Phil Collins, Alanis Morisette y muchos más, logrando reconocimiento en la industria de la música y el cine.

¿Cómo es esto de estar suelto por el mundo haciendo la fotografía de grandes películas?

Empecé de chico como asistente de cámara, recién salido de la escuela ingresé a la Universidad y por los libros me di cuenta de que no me gustaba cómo se enseñaba fotografía, estaba muy fuera de lo que era cómodo para mí. Empecé con una cámara de 16 milímetros a hacer mis películas y luego conseguí trabajo en una empresa que alquilaba equipos. Aprendí mucho, conocí personas y un camarógrafo al que le caí bien, Mario Tosi, que me tomó como asistente. Con él continué, pude operar la cámara en una película de Andrei Konchalovsky  (“Escape En Tren”) y desde ahí me dejó participar en varias de sus películas, incluyendo la fotografía de “Tango & Cash”.

Más adelante llegó la oportunidad de trabajar en “Mi Pobre Angelito” y luego me categorizaron como realizador de comedias y participé en muchas. Mi nombre era el primero que salía cuando buscaban DF para comedias. En ese momento, con tres niños, necesitaba hacerlo y transité la comedia, pero con ganas de hacer más dramas, porque allí podés iluminar mejor y hacer las cosas más oscuras. En comedia tenés que hacer algo más iluminado. Estuve 15 años metido en comedias, trabajando con todo el mundo: Melissa McCarthy, Will Ferrel, todo por el éxito de “Home Alone”. El tema en Hollywood es que te categorizan y te llaman para hacer siempre lo mismo. Me sentía frustrado, porque en el drama es en donde podés jugar mucho con la luz.

EL PASADO

La versión original “El Pasado Que Nos Une” es una película realizada en Dinamarca, con protagonistas masculinos. Pero al director Bart Freundlich le pareció interesante no hacer una remake exacta y por eso cambió los personajes a mujeres. “A su esposa Julianne Moore le gustó y quiso hacerla”.

“Estaba cansado de hacer comedias y con Bart somos amigos desde hace 20 años. Tenemos mucho en común, él está casado con una actriz y yo también (Elizabeth Perkins). Cuando me propuso hacerla, ni lo pensé”.

Sobre el trabajo en “El Pasado Que Nos Une”: “El mundo de Isabel (interpretada por Michelle Williams) es el de alguien que se desconectó de Estados Unidos hace 20 años para vivir en Calcuta. Los colores de la India, los colores de la ropa, me sorprendieron. A 200 kilómetros de Sri Lanka, único lugar donde podíamos estar, pensábamos que íbamos a encontrarnos con un lugar pobre, pero no fue así. Aunque la gente sea simple y sumisa, todos están vestidos de manera impecable: los colores de la ropa eran hermosos, con fuerte predominancia de naranjas, rojos. Eso me llevó a iluminar la película en esas secuencias con esa luz. Mientras que en Nueva York todo es más oscuro y frío, con predominancia del azul: la oficina tiene menos colores, por contraste”.

En cuanto al trabajo con la cámara, Macat destaca: “Los primeros planos fueron muy elegantes. Utilizamos la cámara Alexa 65, la misma que utilizó Alfonso Cuarón en ‘Roma’, que tiene un formato amplio. No quería que los diálogos fueran claustrofóbicos. En este formato, lo interesante es que diferentes partes de la cuadratura pueden ser utilizadas para varias cosas y, principalmente, para dar aire a la historia”.

Macat no olvida sus raíces argentinas y en “El Pasado Que Nos Une” hay muchas referencias al país, en particular una bandera que se cuela en una escena, así como también agregó la estatua de San Martín en “Mi Pobre Angelito 2”. Consultado por eso Macat dice: “A uno la sangre le tira. Hace muchos años que estoy aquí, pero siempre me gusta agregar algo, para recordarme de dónde vengo. Argentina siempre me tira, siempre”.