El sentido derby

De Martín Blousson (Argentina) - PASIONES

Olvidemos por un momento que el roller derby fue el deporte de moda de hace unos años. Que, por alguna curiosa razón, obtuvo la atención de la prensa no especializada y fue la niña mimada de todas las agendas de los suplementos de cultura joven. Que se lo mencionó en más de una oportunidad como un fenómeno pasajero. Y que, pasado el huracán mediático, sigue ahí: estoico, vigoroso y llameante. Se sabe que, en cualquier deporte, cada uno juega como es en la vida. Y que si Whip It!, aquel chiche pop protagonizado por Ellen Page y dirigido por Drew Barrymore, no existiera, probablemente todo esto no hubiese sucedido en este lado del mundo. El sentidoderbyes el reflejo pasional de este intrépido deporte sobre ruedas. Y es interesante ver cómo, detrás de esos derby names tan poderosos (Barbi Turik, Trouble, Manija, Animal, Concha Violenta… ¡uf!), las historias de vida se entrelazan y se develan de formas trágicas, cándidas, intensas, atribuladas y verdaderas. Vuelan culazos, giran las ruedas, los cuerpos se pegotean: en la era de Internet, el roller derby es el deporte de campeonas. Y está claro que la presencia estelar de este arte de contacto (San Roller Derby) genera unidad: con sus diferencias (anatómicas, sexuales, temperamentales, etarias, las que sean), todas las jugadoras asumen que la pista fue su salvación, su libertad. 

Hoy, 21:10, Village Recoleta 4; MI 20, 20:00, Terraza del CCR; VI 22, 22:00, El Cultural San Martín 2