Festival de festivales

De la mano de otra rigurosa programación que incluye a nombres notables como los de Johnnie To y Frederick Wiseman, la tercera edición del 4 + 1, esta vez con sede central en Río de Janeiro, vuelve a ofrecer lo mejor del cine mundial que no llega a estrenarse. La frutilla del postre: la clase magistral que dará el gran Werner Herzog y que podrá verse online.
Crazy Horse, del gran Frederick Wiseman
Crazy Horse, del gran Frederick Wiseman

Nota publicada en la edición impresa del número de noviembre de 2012.

La idea de un festival que seleccione lo mejor que ha circulado por los festivales más prestigiosos del mundo, lo condense en 4 días y lo programe en 5 ciudades distintas, parece un poco descabellada. Sin embargo, el Festival 4+1, organizado por la Fundación Mapfre, viene llevándola a cabo con éxito hace ya dos ediciones en las salas más prestigiosas de Bogotá, Buenos Aires, Ciudad de México, Madrid y Río de Janeiro.

Y este año, del 21 al 25 de noviembre, lo hará por tercera vez.

La programación está a cargo de críticos y programadores entre los cuales se destacan el  español Carlos Reviriego y el argentino Manuel Ferrari (quien también dirigió la película Cómo estar muerto/Como estar muerto) y su elección prioriza películas que no han tenido mucha difusión más allá del circuito de los festivales, como fue el caso de
Castro (Alejo Moguillansky), Irène (Alain Cavalier), Independencia (Raya Martin), Treeless Mountain (So-Yong Kim) y Las playas de Agnès (Agnès Varda)–todas programadas en la primera edición del festival- o Meek’s Cutoff (Kelly Reichardt), Nostalgia de la luz (Patricio Guzmán), Tilva Ros (Nikola Ležaić) y Curling (Denis Côté)- seleccionadas para la segunda edición.

Este año se podría decir que la lista de películas es aún mas arriesgada, ya que incluye, entre otros, films como Crazy Horse, dirigido por ese papá del documental que es Frederick Wiseman, en el que cuenta la vida en un burdel como solo él puede hacerlo, The Ballad of Genesis and Lady Jaye, impecable muestra de que Marie Losier tiene cuerda para rato, La Folie Almayer, extraña y maravillosa experiencia de Chantal Akerman en la selva malaya, y Life without principle, de Johnnie To, que mezcla la crisis financiera con gángsters y arroja un resultado, como mínimo, inquietante.
Fuera de competencia también hay dos joyitas: 3.11 Sense of Home,sensible relato sobre los estragos provocados por el tsunami que asoló a Japón en marzo del año pasado, bajo la particular mirada de Naomi Kawase, y Hollywood Talkies, codirigido por Óscar Pérez y Mia de Ribot, documental con tintes experimentales en el que nos enteramos qué fue de la vida de todos aquellos actores españoles que han doblado a las estrellas de la época dorada de Hollywood.
Además de su notable programación, el festival incluye clases magistrales que hasta ahora han dictado cineastas de la talla de Apichatpong Weerasethakul (en el 2010, en el MALBA) y Naomi Kawase (en el 2011, en la Cineteca Nacional de la Ciudad de México). Este año estará a cargo de ese “cineasta de cineastas” que es Werner Herzog. La misma será el día Jueves 22 de noviembre en el Centro Cultural do Banco do Brasil y podremos seguirla desde el sitio web de la página.
La presencia del director será acompañada de una retrospectiva de las películas más particulares de su obra, desde Herakles (1962) hasta Into the Abyss (2011), pasando por The unprecedented defence of the fortress deutschkreutz (1966),The Great Ecstasy of Woodcarver Steiner (1973), La Soufrière (1977), Nosferatu (1978), Lessons of Darkness (1992), Escape from Laos (1997) My best fiend (1999) y The Wild Blue Yonder (2005).
En la Sala Leopoldo Lugones podrán verse algunos de estos títulos (ver aparte).

4 +1 tiene la particularidad de entregar un solo premio (el que entrega el público, sólo a las películas de la selección oficial), que hasta ahora se lo han llevado Las playas de Agnès (edición 2010) y Kings of Devil’s Island (edición 2011). Otro aspecto bastante seductor (sobre todo para aquellos que en esos días estaremos corriendo entre Mar del Plata y Capital) es que los títulos de la selección oficial podrán verse online a través de FILMIN (plataforma de VOD líder en España), así que no hay muchas excusas como para no ver al menos algunos de los títulos que nos acerca el festival.

www.festival4mas1.com

 

Acá pueden leer reseñas de las tres películas de Werner Herzog que proyectará la Sala Leopoldo Lugones.

Y a pueden consultar la programación día por día.

Este año, el invitado de honor del festival será Werner Herzog, uno de los grandes mitos vivientes de la historia del cine. Acá -como si hiciera falta-, algunas razones para no perderse las películas que se verán en la Sala Lugones.

Nosferatu, the Vampyre

Más que ningún otro “nuevo cine”, el Nuevo Cine Alemán creció huérfano. Con Nosferatu, sin embargo, Herzog tendió un puente por sobre los horrores del nazismo para declarar su filiación con uno de los directores más emblemáticos del cine alemán: F.W. Murnau. Su Nosferatu es un homenaje declarado, pero también una película personal, que lleva la marca de sus obsesiones temáticas y formales. Y el resultado de este cruce es fascinante.

The Wild Blue Yonder

Al hablar del cine de Herzog, muchas veces se señala cómo en él se desdibujan los límites entre documental y ficción. Y si de desdibujar los límites se trata, The Wild Blue Yonder debe ser uno de los casos más extremos: una película de ciencia ficción (extraterrestres incluidos) construida a partir de imágenes documentales, en la que la Tierra se transforma en el más alucinante de los mundos posibles.

Into the Abyss

En su último documental, Herzog cuenta la historia de un crimen atroz, cuyo perpetrador, al momento de las entrevistas, estaba a pocos días de ser ejecutado. Pero a través de su habilidad narrativa trasciende la anécdota, y casi sin que nos demos cuenta va abriendo ante nosotros un mundo complejo, donde las posibles causas y consecuencias de un acto tan terrible como carente de sentido sirven para plantear dilemas tan antiguos como el hombre: la elección y la predestinación, la responsabilidad, la culpa, la venganza y la justicia, la muerte y la vida que, a pesar de todo, se abre paso. Y, como siempre, nos deja con más preguntas que respuestas.