"Guasón": Psicopata americano

“Guasón” reavivó la polémica en torno a la violencia ejercida en el cine y su influencia en la sociedad norteamericana. Mientras tanto la película que estelariza Joaquin Phoenix no para de recaudar millones.

Después de pasarse la mayor parte de su filmografía dirigiendo comedias, el realizador Todd Phillips decidió pegar un volantazo en su carrera con “Guasón”, una película basada en los orígenes del célebre villano de DC Comics, pero manteniendo el tono corrosivo que es sello del director.

 

Con ecos a clásicos de Martin Scorsese como “Taxi Driver” y sobretodo a “El rey de la comedia” (el papel de Robert De Niro es una clara referencia al presentador televisivo que interpretaba Jerry Lewis), el antihéroe que compone Joaquin Phoenix explora la metamorfosis de un ciudadano depresivo y a punto de explotar.

 

Con su mezcla de thriller psicológico, comedia negra y debate social, “Guasón” es una obra a contramano de las propuestas más cotidianas en la cartelera cinematográfica (considerando el aluvión de estrenos provenientes de la factoría Marvel), tanto por el guión a manos de Phillips junto a Scott Silver, como por la actuación de Phoenix (candidato a convertirse en uno de los favoritos en la próxima temporada de premiaciones), en un plano más introspectivo del que propuso Heath Ledger hace una década atrás.

 

Entre las múltiples relecturas que ofrece la propuesta, muchos se refieren a “Guasón” como un antes y un después en el cine de superhéroes contemporáneo. El tiempo dirá.

Por Enrique D. Fernández