"His Dark Materials": hablamos con el autor de las novelas en las que se basa la serie éxito

Una nueva serie llegó a HBO (los lunes a las 23) HIS DARK MATERIALS, basada en la obra de Philip Pullman.

HIS DARK MATERIALS sigue a Lyra (Dafne Keen), una valiente joven aparentemente común, aunque proveniente de otro mundo, en su búsqueda de un amigo secuestrado. Durante la investigación, Lyra descubre un siniestro complot que involucra a niños robados y un fenómeno misterioso llamado Dust.

Mientras viaja a través de variados mundos, incluido el nuestro, conoce a Will, un niño decidido y valiente. Juntos se encuentran con seres extraordinarios y peligrosos secretos, teniendo en sus manos el destino de los vivos y los muertos. HaciendoCine dialogó con Pullman para conocer más detalles de la propuesta.

¿Cómo es que His Dark Materials termina convirtiéndose en una serie?

Desde hace tiempo que hubo varios intentos de hacer adaptaciones de esta historia y en todo tipo de medios diferentes. Fue una obra, estuvo en en la radio, ha sido una película, pero siempre me atrajo la idea de la televisión de formato largo, como la llamamos ahora. Da la oportunidad de contar una historia en su totalidad. Cuando se adapta una novela a una película, que solo puede ser de aproximadamente dos horas de duración, se pierde mucho, pero la televisión permite que se desarrolle una historia en más o menos tiempo real.

¿Sentiste que este era el momento para adaptarla? ¿Ayudó el avance en la tecnología de CGI?

No estoy seguro acerca de la tecnología CGI y que sea ahora el mejor momento para hacerla. Sí, es extraordinariamente efectiva y es posible crear demonios, animales, todo tipo de cosas y ponerlas en la pantalla como si estuvieran vivos, pero hay un problema de narración de historias con eso. No podes abarrotar la pantalla. Si tuviéramos un demonio en la toma cada vez que hubiera una persona en la toma, sería muy cargado y sería un trabajo terrible para el guionista y el director. Uno debe enfocar la atención del espectador en lo importante, y en la mayoría de los casos, es la persona, no el demonio. No nos resulta difícil en el libro porque la narración solo llama la atención sobre el demonio cuando dice algo o cuando hace algo. Es más un problema de narración de historias realmente más que un problema de CGI.

¿Qué tan protector sos de tu relato?

En cualquier adaptación, la historia tiene que amoldarse a la naturaleza del medio al que se dirige. Si una historia pasa de una novela a un escenario, por ejemplo, tenes que organizar la historia de tal manera que cada elemento sea claro, tanto para la persona en la primera fila como para la persona en la parte posterior de la historia. Además, hay que subir y bajar del escenario: hay que adaptar la historia. Es lo mismo para la televisión, lo mismo para las películas, lo mismo para la radio, así que es inevitable. No iba a insistir en que cada elemento de la historia tenía que presentarse exactamente como estaba en la página.

¿Por qué crees que tu relato es tan popular y “adaptable”?

Creo que lo que mantiene a la mayoría de las personas leyendo una vez que comienzan a leer es el hecho de que están intrigados por lo que le va a pasar al personaje principal. Por eso es bastante joven. Los niños siguen historias a través de todo tipo de complejidades, enigmas y pasajes misteriosos. Quieren saber qué le sucede a Lyra. Ella no sabe lo que le va a pasar, está en un estado de misterio y duda por parte del tiempo. Del tipo que tranquiliza al lector porque saben que si siguen a Lyra, todo estará bien. Creo que esa es una de las cosas que ha mantenido la imaginación de las personas. También creo que es porque la historia en su conjunto se refiere a algo que cada uno de nosotros experimenta, pasa por nuestra vida. Ese es el cambio de la infancia a la edad adulta, de la inocencia a la experiencia, en términos de William Blake. El significado de la pubertad, no bajo los obvios cambios físicos, sexuales, sino los cambios en la forma en que aprehendemos las cosas, la forma en que pensamos las cosas, la forma en que vemos el mundo. Ese es el corazón de la historia y porque eso es algo que nos sucede a todos, creo que allí es donde la gente también ha encontrado algo en eso.