John From

De João Nicolau (Portugal / Francia) - COMPETENCIA INTERNACIONAL

No hay Bafici que no traiga una coming of age entrañable, y la de este año, no nos cabe duda, es John From. Pero John From es mucho más que eso, y –nos atrevemos a arriesgar– será una de las grandes películas de esta edición.João Nicolau es parte de O Som e a Fúria, productora que ha incubado varias de las películas portuguesas más interesantes de los últimos años –cuya cara más visible es Miguel Gomes–, y su debut en el largometraje, A espada e a rosa, pasó por el Bafici hace años despertando amores y odios, y dando muestras de una creatividad innegable. En John From, su segunda película, retrata como nadie el deseo adolescente en una de sus vertientes más reconocibles: el amor platónico. Rita, en plena monotonía veraniega, queda fascinada con su vecino Filipe, un fotógrafo cuarentón, luego de ver su exposición sobre Melanesia en un centro comunitario barrial. Esa pasión creciente –tan absurda e inmotivada como genuina e incontenible, como solo puede serlo a los quince años– será el eje del relato. Nicolau no solo tiene una enorme habilidad para capturar y dejar crecer en el interior de su película la vida adolescente, sino que se esfuerza por darle una forma específicamente cinematográfica a ese mundo hecho de obsesiones, de rituales, de palabras clave, de códigos compartidos; a esa época en la que unas pocas cuadras pueden conformar el universo. John From comienza como un retrato (bastante) realista, pero pronto iremos percibiendo que, detrás de esa apacible superficie, hay algo (mucho) más. De a poquito ese espejismo se irá resquebrajando y desplazando, arrastrado por la pasión de Rita, para dar lugar a otras formas y estallar en mil colores. El amor adolescente merecía una película como esta: John From no es ni más ni menos que una apuesta a favor de los poderes liberadores de la fantasía; en la vida, sí, pero sobre todo en el cine.

HOY, 00:10; Village Caballito 8