La niña santa

Después de una temporada en Bailando por un sueño y de sumergirse en la grabación de su primer disco, la jovencísima Ángela Torres pasa al frente con un protagónico jugado: en Los padecientes hace de una nena de 12 años que oculta más de un misterio.

Mientras se manda un bocado de yogurt con cereal, Ángela Torres se despereza porque anoche se quedó hasta tarde ensayando El diario de Ana Frank, la obra que la tiene como protagonista. “Dormir es lo que más gusta en el mundo”, dice sin sonrojarse. Y, en cine, Los padecientes la pone en un lugar de atención: es una de las protagonistas de la nueva película de la polémica pareja China Suárez y Benjamín Vicuña tras El hilo rojo.

Para llegar a este rol, Ángela hizo un casting con Nicolás Tuozzo, el director de la película. Se juntaron en un bar y Tuozzo le contó de qué se trataba todo este asunto. Ella aceptó y hacia allá fue. En el casting todos, propios y extraños, se sorprendieron: Ángela Torres daba con el perfil de una nena de 12 años teniendo 18. “Me avisaron que quedé y empecé a meterme en el proyecto”, cuenta. Con Tuozzo no se conocían pero sí lo conocía su madre, Gloria Carrá: “Mi vieja me comentó que era muy bueno”. Tampoco tenía idea de quién era el terapeuta y escritor Gabriel Rolón, pero en los días previos al rodaje Ángela leyó con mucho entusiasmo Los padecientes, novela de su autoría que inspiró la película. “Me enamoré de mi personaje cuando lo leí, fue como un gran desafío hacerlo”.

A pesar de su juventud, Ángela lleva una vida vinculada al mundo del espectáculo. Y tiene el mejor gen posible: es la nieta de Lolita Torres. No obstante, Los padecientes significó la oportunidad para mostrarse en un papel dramático, más alejada de la comedia adolescente de la que habitualmente participa. “La película está buenísima, habla de una realidad y está bien contada”, asoma. “Soy muy sensible, los temas tristes me hacen llorar. Lloro mucho. A veces cuando dicen ‘¡corte!’ no sé parar. Me sensibiliza bastante”. Su mamá quiso acompañarla al rodaje, como coach. A Ángela le dio vergüenza y no se lo permitió. “Me iba a mirar con ojos de amor pero me intimidaba la posibilidad. Igual me hubiera dicho un par de cosas que hubieran estado re buenas”. Cuando vieron la película terminada, la joven pensó: “¿Por qué no estabas?”.

 

¿Qué cosas te hacen llorar?

¿En la vida real?

 

Sí, yen tu trabajo.

Muchas cosas me hacen llorar. La vida cotidiana, por ejemplo. Observar a las personas. Y cuando estoy interpretando una historia así es tan triste. Camila Vanussi, mi personaje, es una nena que vivió algo muy lejano a lo que yo viví y a lo que estoy acostumbrada. Es triste, realmente triste. Y a la vez es una nena hermosa, muy valiente y con mucha fuerza. Es una nena que sufrió mucho.

 

Camila Vanussi, la niña que interpreta Ángela Torres, tiene un secreto. Un secreto que viene acompañado de una tristeza que la antecede y por el que tiene que cargar, como si fuera una pesada cruz, con su pesada herencia. Ella es hija de un empresario poderoso que ha sido asesinado recientemente. Un empresario oscuro, turbio, con más de un contacto de esos que dan y también quitan, de esos que mandan y gritan. Con su muerte, un entramado familiar queda al descubierto. Y todo se enrarece cuando la familia contrata a Pablo Rouviot, un prestigioso psicólogo –mitad Sigmund Freud, mitad Sherlock Holmes–, para que firme un acta y entregue un informe psiquiátrico que podría acabar con más de un martirio. Pero nada es lo que parece, y un aire a thriller policial comienza a tomar cuerpo en el lugar. Los padecientes se yergue detrás del suspenso y de un tropel de personajes complejos, con más de una cara para mostrar y con mucho más para ocultar.

Ángela Torres debutó en cine con Extraños en la noche, junto a Diego Torres, su primo. “Era un personaje chiquitito”, recuerda. Después participó de Un viaje a la luna, de Joaquín Cambre. “Todavía no salió y estoy muy ansiosa por verla”. Por caso, Los padecientes es la primera película que la tiene tan adelante en el elenco. Claro, también estuvo la experiencia de Gilda, con el protagónico de Natalia Oreiro, donde Ángela encarnó los años de juventud de la reina de la bailanta. “El cine me tiene enamorada, tengo ganas de hacer muchas películas”. A mitad de año planea filmar otro largometraje pero prefiere no adelantar nada. “No hay que quemar las cosas hasta no firmar bien todo”.

Por estos días no solo tiene los ensayos de Ana Frank, sino también los de Peter Pan y, como si fuera poco, anda con los preparativos para la grabación de su primer disco. “Eso va muy bien, estoy muy contenta. No puedo adelantar el nombre. Me metí en este mundo que no conocía. Ya estamos preparando otros temas que vamos a ir sacando”. Su primer videoclip, “La vida rosa”, ya es un éxito: tiene más de 2 millones de reproducciones en YouTube. “Te tiene que gustar mucho lo que estás haciendo para defenderlo, para cantar el mismo tema mil veces en el día. Encontrar algo ahí que te represente es súper lindo y cómodo”.

Además del cine y la música, Ángela Torres tuvo algunas ofertas para televisión. ¿Lo concreto? Hará un programa infantil llamado Simona para Pol-ka, la productora de Adrián Suar. “Tampoco puedo contar nada, está ahí como armándose”. Ángela pasó por una experiencia no tan feliz en el Bailando por un sueño (“No vuelvo ni loca, es un lugar terrible”, le dijo a La Once Diez), donde se la comparó insistentemente con Lali Espósito y se la criticó duramente, aún tratándose de una menor de edad. Se dijo mucho: que se peleó con Charlotte Caniggia, que a Pampita no le gustó su baile, que se lesionó, que quiso abandonar. Desde esa experiencia, cambió su relación con las redes sociales: “Les doy pelota lo justo y necesario”. Con todo aquello a cuestas, sí mantiene una acalorada relación con sus fanáticos. “Uso las redes porque si no mis seguidores se sienten abandonados”. Le divierte Instagram, Twitter a veces. “Si tengo tiempo las uso, bah”.

 

¿Con qué director de cine te gustaría trabajar?

(Piensa en silencio) ¡Qué pregunta! Mmm… Con Juan José Campanella, porque siempre hace cosas sensibles. También me encanta el director de Casi leyendas, Gabriel Nesci. Y, bueno, me muero si Damián Szifron algún día me llama para hacer algo.

 

¿Qué cine o series mirás?

Ahora estoy viendo Orphan Black con mi novio. Bueno, soy fanática de Game of Thrones. Vi Stranger Things, que me encantó. Estoy viendo The Walking Dead, y nada, eso es todo.

 

Los padecientes

De Nicolás Tuozzo

2017 / Argentina

Estreno: 27 de abril (Fox)