La Sapienza

Eugène Green / Francia - Italia / Panorama

El cine de Eugène Green es un cine de ideas, indudablemente. De ideas filosóficas y de ideas estéticas, encarnadas en un sistema depurado, construido a base de sus propias (y muy artificiosas) reglas. Pero eso que en otras manos podría sonar frío (y, vamos, digámoslo: aburrido) acá va abriendo el camino a un tipo muy particular de emoción, una que va de la mano del pensamiento. La Sapienza es la historia de un viaje a Italia (imposible pensar en “ese otro”). En él, una pareja triste conoce a dos hermanos adolescentes que se convierten en sus espejos. Él, arquitecto, va en busca de las obras de su amado Francesco Borromini, como si en la libertad de sus formas se escondiera la propia. Ella lo sigue, con alguna esperanza. Sus caminos se separan por un tiempo y, entre charlas para practicar francés y visitas a bellísimos edificios, ambos se convierten en maestros (y discípulos) de esos jóvenes curiosos, con los que discuten el arte y el mundo y también, sin saberlo, se discuten a sí mismos. Contenido por la estructura, pero en perpetuo movimiento: esa frase con la que uno de los personajes se refiere a las obras de Borromini bien podría definir el cine de Green, un cine que no se parece a ningún otro y que entiende que, a veces, de las reglas nace la libertad. 

VI 17, 15.30, V. caballito 7; MI 22, 14.40, V. Recoleta 6; VI 24, 22.05, V. Recoleta 6