La voz en off

Cristián Jiménez / Chile - Francia - Canadá / Panorama

Al chileno Cristián Jiménez le gustan las historias que se cuentan. Si en Bonsái (adaptación de la flamante novela de Alejandro Zambra) indagaba en los mecanismos de la memoria, delineando la delgada frontera que puede existir entre el relato ajeno y el propio, en La voz en off entrecruza los chismes que resuenan en el ambiente, situando a una chica sensible en el centro del entramado comunicacional. Es que Sofía (una encantadora Ingrid Isensee) debe enfrentar diversos rumores sobre su padre luego de que este abandone el seno familiar y desaparezca misteriosamente. Jiménez construye así una comedia de familias disfuncionales sin dejar de reflexionar sobre la forma de narrar una historia y usando como telón de fondo –una vez más– las contradicciones de una ciudad que ha sabido transformar en un personaje estable dentro de su cine: la bella Valdivia, esa suerte de Portland chilena, atrapada entre la modernidad y las tradiciones rurales, el hipsterismo impostado y la vida auténtica. Si La voz en off es la película más sobredialogada del director, esto no la distancia de la contemplación ni de la búsqueda de esas pequeñas epifanías que a veces se esconden detrás del opaco manto de lo cotidiano. 

 

JU 23, 15.30, V. Recoleta 7; SA 25, 15.45, V. Recoleta 7