The Laundryman

De Lee Chung (Taiwán) - VANGUARDIA Y GÉNERO

Si uno quisiera descomponer la ópera prima de Lee Chung, se encontraría con un estallido descontrolado de géneros, fantasmas, luchas, cuchillos y cuerpos derretidos. A-Gu limpia mucho más allá de la semánticamente conveniente fachada de su negocio: además de ropa, tiene un séquito muy entrenado de hitmans. Los deseos perturbados llegan adentro de prolijísimos origamis con forma de prendas de ropa, la reina del laundry distribuye los objetivos entre sus profesionales y, a partir de ahí, todo sigue una rutina ensayada y sin fisuras, que termina adentro de una maquinaria inquietante. Hasta acá alcanzaba para una película llena de sobresaltos pero, ¿por qué no sumar fantasmas y una médium al asunto?Los fantasmas de los asesinados persiguen al ejecutor del plan (que a los pocos minutos de comenzado el film ya viste tacos y peluca, enmarcando sus robustos músculos) y se meten hasta en lo más profundo de su cotidianeidad. Lo miran, lo perturban y lo arrojan a una batalla que lo enfrenta a su jefa-creadora. Con Jet Tone como una de las productoras, hay algo del director a cargo de esa firma en la manera en la que se manejan los personajes alrededor de ese negocio; algo de ese Wong Kar-wai que asaltaba ciudades y aporreaba cerdos está presenté en el negocio turbio que maneja una dama bellísima que usa cuchillos como si hubiese nacido con ellos. The Laundryman es, de principio a fin, una coreografía inesperada, sorprendente y capaz de cachetear al espectador, que puja, con toda la fuerza y frescura de ser el primer largo del realizador, los límites de ese costado oriental capaz de explotar sobre sí mismo el terreno de lo demencial. 

HOY, 20:00, Village Recoleta 3; SA 23, 19:15, Village Recoleta 3; DO 24, 19:40, Village Recoleta 3