"Lo más interesante es la creación del calendario de estrenos"

El productor de Sudestada Cine y Presidente de APIMA, la asociación que nuclea a los productores independientes, rescata uno de los puntos principales del proyecto y plantea sus interrogantes sobre los otros dos. Entre otras cosas, en la entrevista que sigue, explica de manera clara cómo se articularía el proyecto con medidas ya existentes pero de cumplimiento dudoso como la cuota de pantalla y la media de continuidad.
Ignacio Rey.

 

¿Pensás que la resolución, tal y como se presentó, ayuda a resolver los problemas de distribución del cine argentino? ¿Por qué?

En principio se debe separar el negocio de la distribución del de la exhibición. Los distribuidores tienen un negocio que no es necesariamente la distribución de una única obra, sino de una determinada cantidad de obras al año. Si bien el principal objetivo de un distribuidor es obtener una rentabilidad por cada película, la ganancia o pérdida de dinero se determina con un balance al cierre del ejercicio. Una distribuidora maneja entre 8 y 30 títulos al año aproximadamente. Es prácticamente imposible que el 100 por ciento de los films arrojen ganancias a la empresa distribuidora.

El negocio de la exhibición, en cambio, tiene otras variables. Para comenzar, hay que aclarar que, si bien las salas cinematográficas tienen como función principal la exhibición de películas, el objetivo primario de las salas privadas es ganar dinero. Y muchas veces, la venta de tickets es tan sólo una parte de esta ganancia. El Candy Bar suele ser en muchos casos más rentable para las salas que la emisión de entradas. Por otro lado, cuando un distribuidor toma un film, hace una apuesta a la hora de lanzarlo que conlleva una cierta inversión. Si ese film no funciona en las salas, los programadores de cada sala manejan la opción de bajarlo de cartel en tan sólo 7 días. Es decir que el riesgo de las salas es muy inferior al riesgo del distribuidor.

Y si comparamos ambos riesgos con el del Productor que ha financiado todo el film y seguramente ha utilizado entre 2 y 3 años de su vida para concretar la obra, surge a las claras que el riesgo de los distribuidores es pequeño y que el riesgo de los exhibidores es prácticamente nulo.

El de los distribuidores porque eligen un film entre muchos, y en la mayoría de los casos lo eligen cuando el film está rodado y ya saben si tiene posibilidades o no. El de los exhibidores porque eligen un film entre los que les ofertan los distribuidores (que a su vez ya eligieron y redujeron el espectro), y luego porque si el film no funciona como esperaban siempre tienen otro film para reemplazarlo.

Esta resolución tiene tres puntos a ser considerados(ver recuadro). Según mi punto de vista, la creación del calendario de estrenos es, de los tres, el más interesante. Y creo que puede ayudar a organizar el sistema y a impedir el boicot constante de las cadenas de Multipantallas al grueso de nuestra producción cinematográfica. 

La creación del circuito Ampliado y la ayuda económica a la distribución de los films que opten por dicho circuito, me parece una idea cuyo funcionamiento debe ser probado.

¿Dirías que ayuda a algún tipo de película en especial? ¿Colabora más con el productor o con el distribuidor?

El circuito ampliado puede, en la teoría, ayudar a films muy pequeños a llegar a públicos que no tienen otra chance de ver cierto tipo de cine. La ayuda a estos films, que se puede utilizar para viajar con el elenco a presentar la película o a pagar las copias en 35mm, puede jugar un rol determinante. Sin embargo, datos recolectados por las entidades de productores, indican que el circuito ampliado representa el seis por ciento anual de la recaudación de las salas, pudiendo llegar al 9 en la temporada estival, cuando se abren las salas de las ciudades costeras. Analizado desde esta perspectiva, las posibilidades de un film estrenado bajo esta modalidad son muy escasas, sin embargo hay que esperar al menos un trimestre (e incluso dos), para ver cómo funciona.

Este sistema podría representar una ayuda para los productores. Sobre todo para aquellos que distribuyen sus propias películas. Sin embargo, a la larga esta ayuda económica puede ser más beneficiosa para los distribuidores que tengan un cierto volumen de films que se estrenen bajo esta modalidad.

¿Estrenarías tus películas en el circuito Multipantallas o en el Ampliado? ¿Por qué?

Un film demanda entre tres y cuatro años de trabajo hasta llegar a su estreno. Luego de años de esfuerzo y trabajo, y tras haber realizado una inversión que debe ser recuperada, a priori me inclinaría por el circuito de Multipantallas. Sobre todo, teniendo en cuenta el porcentual de recaudación de las salas del circuito ampliado, mencionado en el punto anterior.

De todos modos, habría que ver caso por caso. No todos los filmes persiguen los mismos objetivos ni tienen que resolver la misma ecuación financiera.

¿Te parecen suficientes los $30.000 de ayuda? ¿En qué nuevas formas de difusión podrían usarse?

La cifra, como suele ocurrir en estos casos, me resulta arbitraria. Puede ser poco o mucho considerando diferentes variables. Lo primero que uno debe calcular cuando decide la cantidad de copias con las que va a estrenar, es que al menos el costo de las copias logre amortizarse con el ingreso que se percibe por espectador por sala. El costo de una copia ronda los $5.000. Si uno decidiera estrenar con seis copias y utiliza este dinero para pagarlas, entonces esta ayuda sirve a ese único efecto y no alcanza para pagar viajes del director y del elenco del film que ayuden a la promoción del film.

 

¿Cambiarías algo de este proyecto? ¿Se te ocurre alguna solución diferente o complementaria a esta para la distribución de cine nacional?

Creo que la expectativa no está puesta hoy en este proyecto, que puede funcionar bien, excelente o en forma regular, si no en la voluntad de la nueva gestión de la Gerencia de Fiscalización que se ha trazado como objetivo el hacer cumplir la Ley y las resoluciones vigentes de Cuota de Pantalla y Medias de Continuidad.

Un estudio encargado por APIMA-CAIC revela que en el año 2011 se exhibieron en salas comerciales 137 largometrajes nacionales. 48 de estos largometrajes fueron documentales, que tienen un circuito de exhibición más reducido. 25 largometrajes de ficción fueron reestrenos o films estrenados a fines de 2010. Durante 2011 sólo se estrenaron 64 largos de ficción.

Si tomamos como ejemplo un complejo de 12 pantallas, de cumplirse la normativa vigente se entiende que allí se deberían haber estrenado al menos 48 largometrajes nacionales, (prácticamente el 75 por ciento de la producción de ficción local anual), ya que la normativa establece que se debe estrenar un film nacional por trimestre calendario por pantalla. Ningún complejo de Multipantallas arroja la cantidad de estrenos nacionales que surgen de esta ecuación.

 Como hasta ahora no se había puesto en práctica un calendario de estrenos, los exhibidores contestaban que no estrenaban la cantidad mínima y obligatoria de películas por no haber recibido ofertas concretas de parte de los productores y/o distribuidores. Sin la existencia de un sistema de ofertas de películas regulado por el INCAA, no había forma de comprobar la veracidad de esta afirmación, aun cuando los productores y distribuidores locales siempre poníamos nuestros films en consideración de los exhibidores, pero siempre de manera muy informal, y por eso nunca quedaba registrada la no voluntad de los exhibidores.    

En el ambiente de los productores existen diferentes ideas, algunas hablan de volver a la vieja Ley de Cuota de Pantalla de 1946, cuando se obligaba a los exhibidores a estrenar un film nacional por mes por pantalla. Como esta propuesta, hay sobrevolando otras alternativas dignas de ser escuchadas y analizadas. De todos modos, que se haga cumplir la norma vigente ya sería un paso que cambiaría radicalmente la posibilidad de acceso al público del cine nacional y dejaría como únicos jueces de nuestra cinematografía a los espectadores, en lugar de darles esta potestad a un grupo de programadores y exhibidores que poseen muchas veces intereses económicos e ideológicos contrapuestos a los del ámbito de la cinematografía local.

 

Entrevista a Pascual Condito, distribuidor

"Hay que confiar"

El dueño de Primer Plano, la distribuidora que más títulos argentinos lanza al año, se muestra optimista con la división de las salas en dos circuitos y afirma: “No se puede pretender que todas las películas estrenen en los Multipantallas”.
Pascual Condito.

¿Pensás que esta resolución, como fue presentada, ayuda a la distribución del cine nacional?

Puede ayudar. No sólo por los $30.000, también porque ayuda a organizar los estrenos. Un mes antes de cada trimestre mostrás tu película a los exhibidores y si te la confirman tienen la obligación de poner tu material de promoción, trailers. Esto va a ayudar a que las películas se promocionen bien.

¿Ayuda a algún tipo de película en especial? ¿Beneficia más a los
productores o a los distribuidores?

Ayuda a los distribuidores, y a través de ellos a los productores. Si se trabaja sabiendo la fecha de estreno con tiempo, no corrés tantos riesgos con la inversión para un lanzamiento, esperando al lunes antes de la fecha prevista, que es tremendo. También va a obligar a los productores a tener todos los materiales de promoción a tiempo.

¿Estrenarías tu películas en el Circuito Multipantallas o en el Ampliado?

Depende. Las más comerciales al Multipantallas, otras como El Estudiante o Norberto Apenas Tarde, estrenos de hasta 3 copias, en el Ampliado. No se puede pretender que todas las películas estrenen en los Multipantallas, eso es malo para los productores y los distribuidores. No vale la pena tanto trabajo para que te saquen a la primera semana.

¿Te parecen suficientes los $30.000 para el lanzamiento?

Ayuda. Para las películas independientes, si se suma al apoyo a la difusión que el INCAA da en radios, subtes, etc...Se puede usar para hacer un par de copias más y dos avisos más en diarios, o algo en Internet, que antes no se podía. Todos gastos que haría el distribuidor, con la aprobación del productor.

¿Cambiarías algo de esta resolución? ¿Se te ocurre una solución diferente?

Quiero esperar a ver cómo va esto. Depende de la seriedad con que se maneje esta resolución. Y hay que ver todavía cuáles son las salas independientes del Circuito Ampliado. Hay que confiar, yo soy optimista.

 

Más voces:

Mario Levit, productor de Cruz del Sur

“Habiendo ya una resolución que determina la obligatoriedad de las multipantallas en darle espacio a las películas nacionales, el INCAA debería no hacer una nueva resolución si no ajustarla a la realidad. Es decir, exigir cumplimiento, aumentar la cuota y actualizar las penas en los casos de infracción.”

José Campusano, director

“En la reunión se tomaba como referentes a aquellos realizadores y distribuidoras que salen con más de 40 copias. Si bien creo que todos nos alegramos de que haya colegas tan exitosos, en realidad todos ellos corresponden a un porcentaje muy reducido en relación a la gran cantidad de films que se intentan estrenar en condiciones tan desfavorables en nuestro país.”