Londres on fire

Londres bajo fuego, de Babak Najafi

El mundo es un lugar tranquilo hasta que los morochos barbudos medio-orientales sienten ganas de confraternizar con los rubios occidentales, en este caso, los presidentes del mundo civilizado, en particular el de Estados Unidos, Benjamin (Aaron Eckhart), y su bodyguard, Mike (Gerard Butler). Mike está en un momento clave de su vida. Dejó a su esposa preñada y se da cuenta de que su trabajo lo consume, entonces duda de si renunciar o no. Pero cuando el caos estalla, Mike se clava firme al lado de su jefe. Ya sabemos lo que pasa con estos hombres amantes del peligro, la adrenalina y la lucha cuerpo a cuerpo, como el personaje de Jeremy Renner en The Hurt Locker o el de Bradley Cooper en American Sniper: dicen que quieren una esposa linda y una familia y, cuando la tienen, no ven la hora de rajarse a estar con los muchachos. Extrañan el elemento viril y recio, las nalgadas, las duchas compartidas, las sopladas de nuca, el famoso tea bagging.

Volviendo a lo que nos compete. Eclipsados por el Big Ben, los morenos eligen Londres como epicentro del aquelarre. Pero Mike no está dispuesto a entregar a su presidente y se empeña en apartarlo de ellos. Así es cómo arranca un derrotero que los obliga a pasar tiempo juntos, conocerse, salvarse la vida mutuamente, bromear. Los muchachos solo quieren divertirse. Los barbudos bombardean toda la ciudad y van en busca de Ben, pero Mike es hábil y pícaro y lo esconde en una casa secreta. En un momento, cuando los descubren y Mike sale a congraciarse con los sensuales y atrevidos medio-orientales, Ben sale justo de un armario para frenar el momento genésico. “Qué bueno que saliste del clóset a tiempo”, le susurra Mike. Ben retruca, posando sus ojos sobre las pompis de su guardaespaldas: “Si ese culo no me miente, por acá anduvo gente”.

La tensión sexual se abulta pero es interrumpida por más morochos licenciosos. Es hora de seguir correteando. Los morenos agarran al presidente y le quieren hacer cosas delante de la cámara y transmitirlas al mundo entero, pero Mike llega justo a tiempo y rescata a Ben cual Kevin Costner en El guardaespaldas. A todo esto, se corta la luz y aparece un burro con bonete. Cuando vuelve la electricidad, nuestros héroes escapan corriendo, tomados de la mano, bromeando, dando rienda suelta a sus instintos más carnales. La misión ha acabado. Mike ha mantenido al presidente intacto e inmaculado. El espadeo no tarda en llegar y el público, fervoroso, estalla.

Pero, por desgracia, Mike debe retornar a su hogar y a su vida monótona y heterosexual, donde lo esperan su esposa y su hijo, la vida en familia, las fiestas y el Día de Acción de Gracias, momento en el que definitivamente descubre que en vez de pavo prefiere ganso.

 

Londres bajo fuego

London Has Fallen

De Babak Najafi

2016 / Reino Unido / 99’

Estreno: 3 de marzo (Diamond Films)