Players de la industria: Fernando Sokolowicz

El player del mes es Fernando Sokolowicz, hombre fuerte no sólo de la producción cinematográfica, sino de los medios en el país.

Fernando  Sokolowicz  tiene  una  historia  poblada  de  matices,  una  que  lo  coloca  en  los  60  y  70  como  militante  del  ERP.  Y  a  mediados  de  los  años  80,  como  parte  creadora  del  diario  Página  12.  

Pocos  años  después  dio  inicio  a  Aleph,  productora  de  cine  que  se  mantuvo  entre  las  empresas  líderes  del  sector  hasta  hoy.  Pese  a cultivar  un  perfil  bajo,  cada  tanto  aparece  ligado  a  alguna  polémica.  La  última  fue  hace  un  mes,  cuando  el  juez  Bonadío  dictó  su  procesamiento  en  la  causa  de  los  3J  del  INCAA.

Jugador  clave  de  la  industria  local,  influente  y  poderoso  como  pocos,  también  mantuvo  un  rol  activo  en  las  compras  y  ventas  de  buena  parte  de  los  medios  argentinos  de  las  últimas  décadas.  Entre  sus  films  más  conocidos  podemos  citar  “El  Lado  Oscuro  del  Corazón”,  “Corazón  de  León”  o  “El  Ciudadano  Ilustre”,  entre  decenas  de  otros.

Hace  dos  años,  cuando  dejó  Página  12,  el  mail  de  despedida  que  envió  a  los  trabajadores  del  diario  estaba  encabezado  por  la  siguiente  frase  de  Peter  Drucker,  uno  de  los  padres  del  management:  “Emprender  no  es  ni  una  ciencia  ni  un  arte.  Es  sólo  una  práctica”. ¿Te  considerás  más  un  hombre  de  negocios  o  un  productor  de  cine?

Creo  que  ahí  está  un  poco  mi  frustración.  Siento  que  lo  que  más  me  gusta  hacer  es  producir  cine.  Y  ser  un  hombre  de  negocios  como  productor  de  cine  es  un  desafío  que  en  la  Argentina  es  muy  difícil  de  lograr.  En  los  30  años  que  llevo  en  este  trabajo  y  habiendo  superado  películas  en  coproducciones  mayoritarias  y  minoritarias,  te  diría  que  la  mayor  frustración  es  esa,  que  en  la  producción  de  cine  no  existimos  todavía  bajo  el  concepto  de  “hombre de  negocios”. 

¿Y  por  qué  crees  que  sucede  eso?

En  parte  depende  de  las  épocas.  Es  decir,  el  cine  es  una  actividad  muy  especial,  que  está  conformada  también  por  el  rol  del  Estado,  además  del  productor  y  además  de  las  reglas  que  hay  en  cada  década.  Cada  una  fue  distinta,  la  del  90  tuvo  sus  características,  la  del  2000  -después  de  la  crisis  del  2001-  tuvo  otras  y  la  realidad  es  que  no  conozco  -en  la  historia  que  viví-  productor  de  cine  que  haya  sido  exitoso  económicamente.  

Como  decir  “a  este  productor  de  cine  le  fue  muy  pero  muy  bien”.  Habrá  obtenido  calidad  de  vida,  pero  no  más.  En  cambio,  algunos  directores  argentinos,  digamos,  de  prestigio,  pudieron  superar  su  país  y  ser  internacionales;  algunos  actores  tienen  prestigio  e  ingresos  económicos  internacionales  también.  Pero  productores  de  cine  no  hay  ninguno  que  haya  podido  trascender  la  frontera  de  hacer  películas  distintas  al  modelo  argentino,  que  es  muy  pequeño.

¿Cuántas  películas  filmás  al  año  y  cómo  pensás  tu  modelo  de  negocio? 

En  promedio  son  5  o  6  películas  al  año:  una  o  dos  minoritarias,  una  o  dos  de  autor  y  alguna  que  creemos  que  va  a  ser  masiva  y  comercial.  Ese  es  el  modelo  teórico  que  intentamos.  Me  gustan  particularmente  mucho  los  operaprimistas,  porque  es  una  forma  de  ver  a  la  persona  más  cruda,  dando  lo  mejor  de  sí,  menos  viciado  por  la  industria.  Y  después,  me  interesan  mucho  las  minoritarias.  Seamos  mayoritarios  o  minoritarios,  me  interesa  la  relación  con  el  mundo  hispanoparlante.

Últimamente,  la  ventana  grande  del  theatrical  está  más  absorbida  que  nunca  por  el  cine  de  Hollywood;  es  decir  que  está  más  difícil  para  el  cine  argentino  y  para  el  cine  de  autor.  ¿Cuál  es  tu  mirada  sobre  el  fenómeno?

Para  mí  hay  dos  fenómenos.  Por  un  lado,  un  fenómeno  mundial,  que  tiene  relación  con  las  películas  que  va  a  ver  la  gente  masivamente  al  cine.  Por  ejemplo,  The  Avengers,  que  sólo  en  el  primer  fin  de  semana  puede  hacer  1.200.000  espectadores,  mientras  que,  en  el  último  mes  y  medio,  otras  películas  -incluso  estrenadas  por  las  majors-  no  juntaban  más  que  200.000  espectadores  cada  una.  Con  ese  tipo  de  filmes,  es  notorio  el  cambio  en  la  cultura  de  consumo.  Entre  las  grandes  distribuidoras  también  está  el  inconveniente  de  la  gente  que  no  va  a  ver  las  películas  al  cine.  Por  otro  lado,  existe  otro  problema  y  es  con  el  cine  argentino,  con  la  regulación  y  con  la  cuota  pantalla.  Con  el  interés  del  país.  Con  decidir  si  se  quiere  que  haya  una  industria  y  una  cultura  propia,  una  voz  propia.  Cuando  estás  haciendo  películas,  en  realidad  estás  mostrando  tu  identidad  en  cualquiera  de  los  temas,  sea  socioeconómico,  educativo,  de  lo  que  quieras,  hasta  en  cine  de  terror.  Pero  hay  un  incumplimiento  muy  grande  en  la  aplicación  de  la  reglamentación,  que  ya  lleva  años  y  que  el  INCAA  sigue  mirando  para  el  costado.

  ¿Y  el  cambio  de  consumo  que  generó  Netflix  que  rol  juega?

Podríamos  decir  que  Netflix  pasó  a  ocupar  muchas  horas  de  nuestra  semana.  Pero  creo  que  -incluso-  podría  estar  reemplazando  muchas  cosas  que  no  están  tan  medidas  por  nosotros.  Tanto  la  televisión  abierta,  la  sala  de  cine,  como  la  lectura  de  un  libro.  No  obstante,  yo  creo  que  a  nosotros  lo  que  nos  falta  es  una  política  firme  hacia  más  salas  de  arte,  lo  que también  tiene  que  ver  con  la  actividad  privada,  porque  se tiene  que  involucrar  más.  E  incluso  se  relaciona  con  la  falta  de  incentivos  para  hacerlo.  La  industria  del  teatro,  por  ejemplo,  logró  que  haya  incentivos  muy  claros  (en  el  IVA,  en  la  desgravación  impositiva  y  en  un  montón  de  cosas  que  hacen  que  seamos  vanguardia);  pero  la  industria  del  cine  no  los  logra,  aun  trabajando  con  la  producción  sin  parar.  Pero  no  con  la  exhibición.  Igual,  no  seamos  inocentes,  entendemos  que  hay una  situación  en  la  cual  el  Instituto  nunca  quiso  aplicar  lo  que  dice  la  ley,  que  -en  mi  interpretación-  es  muy  clara.  Y  en  cuanto  al  porcentaje  de  cuota  pantalla  a  tomar  de  cada  sala,  hay  algo  que  acaba  de  aparecer  mientras  el  Instituto  mira  para  otro  lado:  los  clubes  de  las  salas  de  cine,  que  todos  los complejos  multipantallas  tienen,  en  los  que  yo  tengo  que  pagar  el  equivalente  a  dos  entradas  por  mes  para  elegir  la  sala,  sin  que  algo  de  eso  vaya  luego  ni  a mi  película  ni  a  la  película  extranjera  ni  a  la  de  ninguno.  Es  una  política  de  marketing  de  la  sala;  por  lo  tanto,  esos  cien,  doscientos  o  trescientos  mil  suscriptores  que  tienen,  significan  muchísimos  menos  espectadores  que  aparecen  en  el  borderó  para  todos  nosotros. 

Y  así  con  todas  sus  estrategias:  si  un  día  más  barato  y  un  día  menos  barato,  si  un  día  regala,  etc.  La  nuestra,  en  definitiva,  parece  ser  la  única  actividad  en  la  que  el  productor  no  puede  incidir  en  el precio  del  producto.  Y  el  Instituto  mira  para  el  costado  porque,  en  algunas  gestiones,  creo  que  estaban  involucrados  en  una  relación  carnal  con  la  sala  de  cine  -y  quizás  en  alguna  otra-. 

En  alguna  entrevista  dijiste  que  te  gusta  cuando  los  directores  son  también  productores,  porque  sentís  una  mayor  comprensión  del  rol  de productor. 

Como  productora  tenemos  como  criterio  que,  si  viene  un  director  y  nos  trae  su  propio  guión,  -algo  habitual  en  esta  industria  y  en  Argentina-,  nos  interesa  el  tipo  de  asociación  en  que  nosotros  ponemos  la  parte  de  la  productora,  además  la  parte  del  capital  y  una  vez  que  logramos  el  punto  de  equilibrio  -en  el  que  ellos  han  cobrado  sus  honorarios-,  si  hubiese  utilidades  solemos  participarlo.  Para  nosotros  el  director  no  es  un  simple  contratado;  queremos  involucrarlo  en  todo  lo  demás:  la  calidad  del  producto,   el  acompañamiento  internacional...

En  cuanto  a  esto,  tu  relación  con  Mariano  Cohn  y  Gastón  Duprat  resultó  particularmente  fructífera.  ¿Como  la  describirías?

Una  relación  franca  con  criterios  distintos.  Son  dos  generaciones  posteriores  a  la  mía  y  tienen  una  gran  inventiva.  Les  interesa  la  producción  y  creo  que  van  a  seguir  creciendo  en  ella.  Tiene  que  ver  con  lo  que  te  estaba  diciendo  al  comienzo,  son  directores  que  pueden  trascender  internacionalmente.  Está  el  director  contratado,  el  actor  contratado,  pero  no  el  productor  contratado.  Por  lo  que  entendemos  que  lo  nuestro  está  limitado  geográficamente.  De  hecho,  por  ejemplo,  la  película  que  abrió  Cannes,  es  de  un  director  iraní,  pero  protagonizada  por  Javier  Bardem,  Penélope  Cruz  y  Ricardo  Darín; lo  que  demuestra,  sobre  todo,  amplitud  en  la  forma  de  trabajar. 

Metámonos  un  poquito  en  el  mundo  INCAA  ¿Cómo  lo  ves  hoy? 

Hay  un  INCAA  que  uno  podía  ver  hasta  hace  un  mes  y  un  INCAA  que  ahora  está  sumergido  en  la  misma  problemática  que  el  país:  la  incertidumbre  económica  y  la  inflación.  Si  voy  más  para  atrás,  me  parece  que  hasta  enero  de  2017  había  un  plan  de  fomento,  que  era  antiguo,  pero  que  no  había  explotado  ni  había  dejado  de  funcionar.  A  partir  de  esa  resolución  y  de  las  posteriores  enmiendas  que  intentaron  solucionar  todos  los  problemas  que  trajo,  cada  vez  estamos  peor  en normativas  y  más  lentos  y  burocráticos  en  el  funcionamiento.  Es  decir,  en  nuestras  estructuras  de  producción  hay  que  dedicarle  muchísimas  más  horas,  te  diría  que  duplicar  o  triplicar  las  horas  administrativas  para  cumplir  normas  del  INCAA,  que  en  el  mundo  son  infinitamente  más  libres.  Y  esto  tiene  que  ver  con  algo  que  de  alguna  forma  sucedió  también  con  el  Instituto. 

El  INCAA  de  la  etapa  hasta  la  que  yo  recuerdo,  que  es  la  etapa  de  Coscia,  ya  tenía  300  funcionarios  y  más  o  menos  nos  conocíamos  a  todos  y  podíamos  recorrer,  acceder  y  plantear  cosas.  Y  en  el  INCAA  actual  ese  número  está  multiplicado  por  dos  o  por  tres,  donde  hay  nuevas  estructuras,  nuevas  situaciones  y  donde  no  existe  la  relación  entre  cantidad  de  películas  y  burocracia  que  tenemos. 

¿Qué  mirada  tenés  sobre  Macri  y  este  gobierno?

Yo  fui  muy  crítico  del  gobierno  anterior  y  también  un  escéptico  con  respecto  al  gobierno  de  Mauricio.  En  el  anterior,  si  bien  yo  era  crítico,  había  gente  a  la  cual  le  tenía  cariño,  por  lo  tanto,  sentí  decepción.  Con  este  gobierno  no  me  siento  desilusionado,  pero  sí  me  sorprende  que  no  hayan  sabido  manejar  la  inflación,  aunque  sea  una  que  vaya  reduciéndose  equis  punto  por  año.  Veo  que  no  está  manejada  y  que  es  difícil  saber  qué  va  a  pasar,  cuál  va  a  ser  el  número  a  fin  de  año.  Entonces  ahí  está  la  principal  frustración,  porque  cuando  sos  empresario,  ese  es  uno  de  los  problemas  principales.  Y  esto  es  lo  que  más  me  preocupa  de  un  gobierno  que,  en  definitiva,  era  criticado  por  ser  de  CEOS,  de  funcionarios  que  vienen  de  empresas  privadas.  Ojalá  me  equivoque,  porque  lo  que  necesitamos  es  tener  certidumbre,  no  sólo  económica  sino  jurídica,  y  en  este  momento  no  tenemos  ninguna  de  las  dos.

Cuando  te  ves  en  la  militancia  de  los  años  60  y  70,  desde  la  perspectiva  de  tu  presente,  ¿cómo  te  ves? 

Siento  mucho  dolor  por  amigos  y  gente  que dio  lo  mejor  de  sí  y  que  hoy  en  día  están  muertos,  desaparecidos  o  golpeados  en  la  vida;  y  todo  porque creían  en  un  cambio  en  el  mundo.  También,  soy  muy  crítico  de  lo  que  se  dio  en  los  países  donde  se  buscó  cierta  justicia  social,  siempre  fui  muy  crítico  del  modelo  de  los  partidos  comunistas  de  Europa  central  y  demás;  es  muy  triste  ver  la  rapidez  con  la  que  creció  la  desigualdad  en  esos  países  después  de  la  caída  del  muro,  todos  esos  multimillonarios,  esos  pueblos  que  no  pudieron  generar  el  cambio. Todo  esto  me  genera  un  escepticismo  grande. 

Pero  también,  a  veces,  creo  que  hay  solidaridad  y  que  va  más  allá  de  lo  ideológico.  Creo  que  hay  buena  gente,  tanto  en  la  derecha  como  en  la  izquierda.  Y  hay  mala  gente,  tanto  en  la  derecha  como  en  la  izquierda.

¿Qué  pensás  de  los  medios  hoy? 

Ante  todo,  que  presentan  un  gran  desprecio  por  el  trabajo  del  periodista  de  investigación  o  el  trabajo  del  columnista.  Hoy  quedan  muy  pocos  en  cada  uno  de  los  medios  que  parecería  que  trabajan  con  seriedad  su  nota.  La  televisión  está  signada  por  el  rating  y  el  escándalo,  entonces  ya  ni  se  trabaja  con  información,  sino  con  el  número  que  puedo  tener  y  con  qué  salgo  a  decir  para  lograr  ese  número.  Y  en  el  caso  de  los  medios  gráficos,  que  son  más  cuidadosos,  creo  que  hay  medios  que  se  han  relajado  mucho  y  que  hay  muy  poca  información  con  un  trabajo  fuerte. 

Sigo  pensando  que  -si  tuviese  que  tomar  ejemplos-  un  buen  columnista  es  Hugo  Alconada  Mon  en  La  Nación.  Hay  otras  personas  interesantes  de  La  Nación  y  de  Página  12;  en  Clarín  el  único  que  me  atrae  es  Alejandro  (Borestein),  que  es  de  mucha  lucidez  para  describir  el  momento,  me  recuerda  a  su  padre  en  la  televisión.

¿Cuánto  creés  que  las  redes  sociales  contribuyeron  a  anarquizar,  por  así  decirlo,  la  comunicación?  Ellas  marcando  la  agenda,  ¿no  contribuyen  un  poco  a  la  confusión  general?

En  principio  generan  un  público,  más  joven  en  general,  que  entiende  que  lo  que  está  en  la  red  es  verdad,  aunque  después  a  los  dos  o  cinco  días  esté  totalmente  desmentido.  Ya  la  desmentida  no  es  lo  que  les  interesa  a  ellos,  sino  ir  por  una  nueva  verdad.  Y,  con  todo,  esa  es  la  parte  más  inofensiva  del  día  a  día,  porque  después  está  la  problemática  de  la  red  social  en  relación  a  lo  que  hemos  visto  mundialmente  afectar  elecciones,  cambiar  presidentes  y  una  serie  de  situaciones  muy  graves  que  van  a  continuar  sucediendo,  porque  no  hay  forma  de  controlar  toda  esa  maldad  que  se  pone  en  juego  cuando  hay  voluntad  de  tergiversar  lo  que  está  pasando.

En  mi  rol  de  periodista  te  tengo  que  preguntar  por  tu  procesamiento  en  la  causa  del  juez  Bonadío.  Y,  por  supuesto,  para  escuchar  tu  descargo.  ¿Cómo  lo  estás viviendo?

Pienso  que,  el  juez,  después  de  tener  la  causa  11  años,  tener  que  pagar  abogados  penalistas  y  peritos,  realmente  hace  un  fallo  a  mi  parecer  no  a derecho.  Que  todos  deben  entender  que  hay  distintas  formas  de  interpretar  el  derecho,  pero  la  realidad  es  que  durante  9  o  10  años  se  pensó  que  estaba  hablando  de  subsidios  y  recién  en  el  último  se  dio  cuenta  que  los  3J  no  son  subsidios,  sino  que  son  coproducciones.  En  la  coproducción  hay  dos  partes,  una  parte  produce  y  otra  parte  es  socia,  como  lo  es  el  INCAA,  aportando  una  parte  del  dinero  de  la  totalidad  de  la  producción.  Por  lo  tanto,  las  liquidaciones  que  teníamos  que  hacer  quienes  hemos  hecho  3J,  eran  sólo  sobre  la  parte;  y  así  decían  los  contratos  que  aportó  el  INCAA.  El  juez  no  comprendió  eso  y  entiende  que  hay  una  defraudación  si  uno  no  muestra  el  100%  de  los  costos.  Pero  eso  no  es  lo  que  decían  los  contratos.  En  teoría,  el  origen  de  toda  esta  causa  es  que  había  corrupción,  pero  él  no  habla  de  corrupción,  él  en  lo  que  está  interviniendo  es  en  un  contrato  entre  dos  partes;  en  este  caso  con  el  INCAA.