Que el mundo me conozca

Reseña publicada en la edición impresa del número de mayo de 2012.

 

El precedente no es menor. La densidad temática y narrativa de Los enamorados -sorprendente novela sobre los tormentosos vaivenes del amor- puso de relieve a un autor que desconocíamos hasta entonces. Alfred Hayes: inglés radicado neoyorquino, escritor de novelas part-time y guionista de cine tiempo completo, colaborador de Fritz Lang, Nicholas Ray, Rossellini entre otros; no era de extrañar que su prosa evidenciara una fuerte impronta cinematográfica. Y es en esa tesitura que se desenvuelve la trama de Que el mundo me conozca, el libro que resume en 150 páginas, un mix perfecto entre policial y melodrama y que acaba de publicar La Bestia Equilátera. El punto de partida de la novela tiene lugar en una frívola fiesta que convoca a profesionales del cine en una casa a orillas del mar. Allí nuestro narrador -un guionista de los grandes estudios con una mirada ácida acerca de su universo circundante- observa cómo una chica -la aspirante a actriz que protagonizará esta historia- intenta suicidarse en una abrupta inmersión en el océano. A partir de esa situación se dispara el derrotero conflictivo, la travesía sentimental de la pareja protagónica. Condimento: Que el mundo me conozca, deja leer con pasión las huellas de unos años 50 -fue publicada originalmente en 1958- cruciales para un Hollywood, donde el esplendor de la industria ya dejaba vislumbrar las grietas de un agotamiento futuro. 

 

 

Que el mundo me conozca

Alfred Hayes

La Bestia Equilátera