Reseña “Doctor sueño”: Eso vive

Casi 40 años después de que Stanley Kubrick dejara una marca en el género de terror con “El resplandor”, es turno de Mike Flanagan tomar la posta para filmar la secuela que todos soñaron.

En 2009 el escritor Stephen King realizó una encuesta entre sus lectores más fieles para que ellos decidan cuál debería ser su siguiente novela. La elegida por la mayoría fue "Doctor sueño", una secuela directa de "El resplandor", la misma que en 1980 fue adaptada a la pantalla grande por el maestro Stanley Kubrick.

 

Debido al revival que en estos últimos años nuevamente puso de moda la idea de adaptar diferentes trabajos de King al cine, el proyecto para realizar una película basada en "Doctor sueño" era algo inevitable, considerando además que tanto el libro original como la película de Kubrick se convirtieron en clásicos imbatibles.

 

Ewan McGregor interpreta a una versión adulta de Danny Torrance, el niño con capacidades extraordinarias que junto a su madre sobrevivió a los eventos ocurridos en el Hotel Overlook, y que ahora deberá ayudar a una joven con la que comparte cierto vínculo sobrenatural. Al mismo tiempo nos encontramos frente a un grupo de secuestradores y asesinos de niños, quienes deambulan por el país buscando a otros infantes con poderes para alimentarse de su energía y volverse más longevos.

 

Mike Flanagan, director de las muy bien logradas “Ouija: El origen del mal" y “El juego de Gerald”, se encarga de adaptar el libro respetando las decisiones de King, pero dentro del universo cinematográfico que construyó Kubrick, y que sabemos nunca fue del agrado de King. Por suerte Flanagan consigue salir bien parado y presenta una versión a la altura de las circunstancias. Casi tres horas de duración que se diluyen rápidamente sin descuidar la tensión del espectador. De lo mejor que dio el género en todo el año.

Por Enrique D. Fernández