SPL: Kill Zone / SPL 2: A Time for Consequences

Wilson Yip (Hong Kong / Macao) / Cheang Pou-soi (China / Hong Kong) - NOCTURNA

El término “cine de acción” significaba, al menos hace mucho tiempo, una zona de libertad creativa. Detrás de esas películas supieron estar varios de los grandes directores de los últimos tiempos (algunos de ellos, hoy caídos en desgracias varias), como John Carpenter, Walter Hill y John McTiernan. Poco tiempo después de su momento dorado, ese cine caería en decadencia, para poco después terminar en producciones que abrevaban en actores de ese pasado, pero ya sin la gracia de antaño. Aquel cine de acción nunca fue parte de los festivales, y había algo de lógica en esta situación: era un cine que no necesitaba de la consideración de la crítica y, aun así, triunfaba comercialmente. Las cosas cambiaron cuando los asiáticos devolvieron a ese cine la frescura perdida. Uno de los responsables y nombre clave de todo esto fue Johnnie To, cuyo espíritu sobrevuela en estas dos películas que, a pesar de sus títulos, no son continuaciones ni nada parecido. SPL Kill Zone (2005) está dirigida por Wilson Yip (quien más tarde lograría la fama con la trilogía Ip Man) y cuenta la historia de dos bandas que lidian con sus asuntos familiares. A la película le pasó el tiempo, pero aún conserva grandes momentos y un uso de la elipsis tan genial como delirante. En SPL 2: A Time for Consequences (2015) la trama gira de nuevo en torno a policías y mafiosos. En una de sus líneas narrativas, se cuenta la historia de un agente de la ley que debe infiltrarse en la cárcel, y en ese escenario se produce una de las mejores escenas de acción de las que se tenga memoria.