The Tale of the Princess Kaguya

Isao Takahata / Japón / Baficito

El trazo de Takahata, más cerca de Plympton que de Miyazaki, es lo que marca el tono de la sensibilidad de The Tale of the Princess Kaguya. Y mencionamos a Plympton porque en sus películas se evidencia el rastro de ese lápiz; sin embargo, la amabilidad, algo que el americano no tiene, es el signo más importante del director japonés. Es impresionante cómo una película animada puede transmitir la sensación de un realismo baziniano gracias a sus cuadros largos “sin cortes”, el uso del sonido natural y los planos amplios como lo hace esta película durante su primera parte, y es notable también cómo Takahata muta sus formas al compás de los sentimientos de Kaguya. En una fiesta que su padre brinda para celebrar que la ahora triste princesa se hizo señorita, unos hombres se inquietan por conocerla y se convierten en una amenaza para su integridad física y moral. Lo que sigue es un homenaje a Blancanieves, con inserción en un bosque oscuro que representa, de la misma manera en que lo hace la película de Disney, los miedos de convertirse en mujer. La diferencia es que esta corrida parece darse al borde del abismo de las mismas hojas sobre las que dibuja Takahata. 

 

SA 18, 16.30, V. Recoleta 3; JU 23, 19.30, A. Belgrano 1