Taquilla 2014: éxitos y fracasos

2014 fue un año fuerte para los números cinematográficos, tanto para los de afuera como para los de adentro. ¿Cuáles fueron los éxitos y fracasos de la taquilla?

ÉXITOS INTERNACIONALES

Frozen

Obviamente se esperaba un éxito de lo nuevo de Disney a principios de año, pero Elsa, Anna y compañía superaron las expectativas de todos tanto a nivel artístico como comercial. El film se convirtió en el mayor éxito animado de Disney en solitario (sin vinculación con Pixar) en años.

El planeta de los simios: Confrontación

En 2011, el reboot de El planeta de los simios se convirtió en un sorpresivo éxito comercial y recibió excelentes comentarios por parte de los espectadores. En los cines argentinos, fue visto por 470.000 personas. Tres años después, las expectativas por la secuela eran altas, pero probablemente nadie esperaba que el rendimiento se multiplicara por más del doble y la película quedara al borde del millón de espectadores.

Annabelle

El género de terror es uno de los más populares en estos lares, y El conjuro logró convertirse, en 2013, en la primera película de miedo que superó el millón de espectadores en cines. La precuela, infinitamente inferior a la original, está centrada en la figura de la muñeca maldita Annabelle. Se esperaba que fuera exitosa, pero no que bordeara el millón de entradas y retuviera casi el total de la audiencia de su antecesora.

7 cajas

El éxito del cine independiente de 2014 fue este intenso thriller de origen paraguayo. Esto no sorprende si tenemos en cuenta la calidad del film, pero el público argentino no es muy amigable con las propuestas latinoamericanas y, para colmo, 7 cajas se estrenó en solo tres cines dedicados al cine de autor. Pero poco a poco fue convirtiéndose en un boom: fue aumentando sus cifras de ventas semana a semana y permaneció en cartel por varios meses.

 

FRACASOS INTERNACIONALES

Perdida

Uno de los estrenos norteamericanos con mejores comentarios entre la crítica y el público vendió mucho menos de lo esperado. Arrancó con 50.000 espectadores en sus primeros cuatro días y se despidió de la cartelera con 130.000, lo que lo convirtió en el film de David Fincher que menos convocó desde Zodíaco.

Comando especial 2

Otro caso de excelentes críticas para un género popular que no pudo traducirse en buenas ventas. Estrenada a fines de septiembre, la secuela de la adaptación de la serie de televisión duró menos de tres semanas entre las veinte más vistas y quedó lejos de los 100.000 espectadores, pese a que contó con más de setenta pantallas a disposición.

Jersey Boys

Los que vieron lo nuevo de Clint Eastwood detrás de cámaras quedaron fascinados por la propuesta de este grande del cine clásico. Pero no fueron muchos los que participaron de este musical en la oscuridad de la sala. Con 50 salas el día de su estreno, Jersey Boys no llegó a los 8000 espectadores en su primer fin de semana, y rápidamente desapareció de la cartelera.

Polvo de estrellas

Las ventas para el cine de autor vienen en picada estos últimos años, y ni siquiera se salvan aquellos realizadores que cuentan con un público más fiel. En 2013, Almodóvar consiguió sus cifras más bajas en años con Los amantes pasajeros, y este año no se salvaron ni Eastwood ni Cronenberg. Un método peligroso había vendido 120.000 entradas en 2012, pero Polvo de estrellas repitió la taquilla del opus anterior del director, Cosmópolis, y vendió unas 16.000 localidades a pesar de que contó con más de treinta salas a su disposición.

 

ÉXITOS NACIONALES

Relatos salvajes

Sin dudas, es más que evidente por qué esta película está en esta lista. Si bien se esperaban cifras millonarias, es probable que ni las expectativas más optimistas hayan pensado a Relatos salvajes como una de las películas con mayor cantidad de entradas vendidas en la historia del cine argentino.

Seré millones

Del total de estrenos nacionales, solo una porción vende más de 10.000 tickets. Y muy pocas veces ocurre que uno de esos títulos sea un documental; menos aún, que convoque a esa cantidad de espectadores con una sola copia en cartel. Ese fue el atípico caso de Seré millones, la cual se mantuvo en el Gaumont por más de dos meses.

Socios por accidente

La película protagonizada por José María Listorti y Pedro Alfonso la tenía difícil en el mercado de las vacaciones de invierno: debutó en el quinto lugar de la taquilla. Pero, al final de su recorrido comercial, había sextuplicado los datos de su primera semana, y terminó con casi 560.000 espectadores. La combinación entre directores de culto y propuesta familiar de acción y aventuras llegó a buen puerto, y el público respondió.

Muerte en Buenos Aires

Este es un verdadero caso de estudio: una película que, en cierta manera, hubiese sido casi intrascendente si no hubiera sido por su pantagruélica campaña publicitaria. ¿Cuál hubiera sido la suerte de esta película –sin nombres demasiado fuertes delante ni detrás de cámara, y con tibios comentarios entre la crítica y en el boca en boca– sin esos carteles enormes en plena 9 de Julio y sin esos avances en casi todos los canales y programas de televisión? Probablemente, la misma que corre el 80% del cine nacional que no puede acceder a los medios de comunicación masivos al momento de comenzar su difusión.

 

FRACASOS NACIONALES

El ardor

El tercer largometraje de Pablo Fendrik es una coproducción internacional que cuenta con Gael García Bernal a la cabeza del elenco, y plantea una propuesta autoral que mezcla el cine de aventuras clásico con el western. El ardor contó con una salida en 50 cines y publicidad en los principales medios de comunicación; pudo haber funcionado bien, pero el boca en boca no funcionó y, tras llevar 10.000 espectadores en su primer fin de semana, desapareció rápidamente de cartel.

Delirium

Hasta la llegada de Delirium a las salas, uno podía hacerse la siguiente pregunta: ¿es Ricardo Darín realmente un Midas que puede sentarse frente a cámara durante dos horas a leer la guía telefónica, y aun así tener un piso de medio millón de espectadores? La respuesta quedó clara cuando se estrenó Delirium, que arrancó con 50.000 espectadores en su primer fin de semana y no llegó a los 100.000 en todo su recorrido comercial. Esto habla de un muy pobre boca en boca que desinfló por completo el rendimiento del film. A su favor, se puede argumentar que la difusión del film estuvo a años luz de las megacampañas que suelen acompañar los estrenos de los tanques protagonizados por el actor.

Amapola

El debut en la dirección del ganador del Oscar Eugenio Zanetti venía precedido por un diseño de producción y de imagen realmente deslumbrante. Apoyada por la Fox y con una salida en más de 50 salas, Amapola fue lanzada la misma semana en que inició el Mundial. Quizás alguien habrá pensado que esta era una propuesta pensada para el público femenino; sin embargo, sería poco acertado pensar que las mujeres no estuvieron siguiendo los entretelones del torneo principal de fútbol.

Maravilla, un luchador

El documental basado en la figura del boxeador más querido y mediático de las últimas décadas, que contó con una salida en cines con más de 30 copias, fue uno de los más grandes fracasos del cine argentino de la temporada: menos de 3000 personas fueron a verlo a los cines.