Delirium Argentinum, de Carlos Kaimakamian Carrau

 

     Puede resultar trillado decirlo, pero cuando surgió la idea de Delirium..., allá por 2001, lo primero que quisimos fue aprovechar la falta de recursos económicos que nos rodeaba y reciclarla en fuerza narrativa. Que la falta de dinero no fuera un impedimento para contar una buena historia, una que precisamente se burlara de los códigos establecidos e impusiera un sello propio, donde esa falta de recursos fuera una cualidad y no un detalle de escasez. Nos dimos cuenta de que queríamos hacer una película que nos gustaría ir a ver al cine y que por diferentes motivos en nuestro cine no se hacía. Ese fue mi principal objetivo y lo más maravilloso de la etapa de pre-producción y rodaje fue poder contagiar esas ganas a todo el equipo. Creo que esa energía, a pesar de haber enfrentado situaciones difíciles, se ve en cada fotograma de la película.

En cuanto a mi relación con Darín, se me hizo difícil separar al amigo del actor. Recuerdo que estábamos preparando la escena en la que él conoce personalmente a los tres protagonistas, y yo estaba tan concentrado en “dirigir” a los tres actores, que prácticamente me “olvidé” de Ricardo. Fijé letra con los chicos y cuando terminé con ellos enfilé hacia el monitor listo para tirar toma. Fue ahí cuando Ricardo me encaró: “¿Y yo qué hago?” Lo miré como diciéndole “¿Me estás cargando?”. Me sonrió y me dijo: “Puedo ponerme en bolas, si querés, y los saludo a los tres”. “¿Eso lo pusimos en el guión?”, le devolví con una sonrisa. “No sé, pero… ¿probamos?”, me respondió.

 

Por Carlos Kaimakamian Carrau, director

 

FICHA DE RODAJE

 

SINOPSIS

Apesadumbrado por la gris rutina de su trabajo en un kiosco, Federico busca un cambio. Tras unas muy poco lúcidas ideas, Federico cree descubrir una de las mejores vías para lograr dinero de forma rápida y segura: la realización de una película independiente de muy bajo presupuesto que llene las salas y logre una fastuosa recaudación. Convoca a sus mejores amigos para que lo acompañen en el proyecto. Sólo necesita a una estrella que le asegure el éxito: Ricardo Darín es su hombre.

COMEDIA 

Con Ramiro Archain, Emiliano Carrazzone, Miguel Di Lemme y Ricardo Darín.

PRODUCTORAS

Primer Plano, Creando Cine y CM-C Producciones

SEMANAS DE RODAJE

 6

CÁMARA

Sony XD Cam EX3

SOPORTE

HD

CANTIDAD DE PERSONAS

30 aproximadamente.

LOCACIONES

20, todas en la ciudad de Buenos Aires.

 

 

SOBRE EL DIRECTOR

 

Kaimakamián, apellido complejo que contrasta con la simpleza de su portador.

Director que optó por plantarse frente a su equipo desde el respeto y que supo complementarse, escuchando y confiando plenamente en quienes lo rodeaban, logrando un clima de atmósfera distendida y una energía positiva que no abandonó nunca el set.

El estar abierto a escuchar, le permitió ganarse no solo la admiración de su equipo, sino que logró que todos puedan aportar lo suyo. La idea de “Equipo” en toda su expresión.

Todos fuimos Delirium, y esto en el producto final sin duda se verá reflejado.

Hablar de un Día, o de todo un Rodaje, en el caso de Charlie, es lo mismo.

 

Pablo Atkins Kristal, productor.

Enviar un comentario nuevo